jueves, 26 de febrero de 2015

Entrevista a Laura Romero, Radioimaginamos (y II)

"Si aplicamos el modelo de producción externa como lo hace la TV, la radio española evolucionaría mejor"

Laura Romero
Continúa...

-Radioimaginamos es tu primer hijo, pero lejos de quedaros en esa zona de confort, habéis evolucionado, dándole un gran impulso recientemente…

-Sí, le hemos querido dar un impulso a la parte de producción sonora: Radioimaginamos acaba de constituirse como Asociación de Radio a nivel nacional y ha lanzado un canal de contenidos sonoros para una temporada de seis meses. Para ello hemos recurrido al crowdfunding.

-No sois los primeros, “El Extrarradio” o “Carne Cruda” están trabajando esa fórmula de financiación y les va razonablemente bien.

-Sí, conocemos experiencias de productores y asociaciones que han conseguido crecer gracias al micromecenazgo, y por ello estamos ahora en plena campaña mediante la plataforma Verkami. Os invitamos a conocer el proyecto y por  supuesto, ¡a hacerlo posible!

-¿Qué ofrecéis a cambio de la ayuda económica, Laura?

-Entre otras cosas, ofrecemos desde merchandising diseñado especialmente para la ocasión, como cursos de formación especializados, packs de publicidad y regalos sonoros personalizados.

-¿Cómo os planteáis Verkami?

-Es un proyecto ambicioso: además de la web de divulgación queremos ser una productora de contenidos sonoros para el oyente contemporáneo, audios adaptados a las nuevas formas de escucha y confeccionados desde y para el entorno digital. No descartamos otras posibles fuentes de financiación pero, para arrancar, pensamos que sería una buena idea contar con los propios oyentes y seguidores de la radio que defendemos.

Laura Romero grabando un programa
especial con el luthier Pierre Guenego
-Si atendemos al mismo argumento de siempre, el dinero, este tipo de radio no resulta rentable, porque ocupa mucho tiempo de trabajo, muchos esfuerzos y conocimientos del medio. En la radio española solo RNE hace algo de esto, parecido, en ‘Documentos RNE’, que realiza Mayca Aguilera.

-Bueno, en realidad hay mucha más gente que hace ficción sonora, radioteatro, radioarte o documentales, el problema es que apenas se difunde o que se hace en círculos menos conocidos. No estoy de acuerdo en que sea un producto caro, hoy en día la tecnología digital nos permite hacerlo sin grandes inversiones en equipo técnico.

-¿Y si no es dinero, dónde está el problema, en tu opinión?

-Creo que el problema radica en que se sigue trabajando igual en las emisoras españolas: las plantillas se estructuran de la misma manera para hacer las mismas cosas con presupuestos que no contemplan las nuevas tendencias. En otros países existe un sistema de producción externa a las emisoras que asegura un porcentaje anual notable de producciones diferentes a la programación habitual. Las emisoras compran series, seriales, documentales, encargan piezas y reportajes. Es decir: existen las productoras de radio igual que existen las de televisión para las cadenas. Si aplicamos el modelo de producción externa como lo hace la televisión, la radio española evolucionaría mejor. Quizá cambiando este modelo económico-político de las emisoras la radio española podría evolucionar hacia el futuro que, en otras partes, ya es presente.

Radioimaginamos es un proyecto
repleto de vida y de sonidos 
-En el Radioblog de Tito Ballesteros, te he oído una entrevista sobre el ‘Documental’ en la Radio, para mí el género más radiofónico de todos, más que el informativo, incluso que la entrevista… el que permite jugar con mayor libertad de movimientos en la edición de los elementos del lenguaje radiofónico… ¿Coincides conmigo en que es el ‘género radiofónico por excelencia’?

-Sin duda es un género que abarca todas las fórmulas radiofónicas posibles así como variadas técnicas periodísticas: la entrevista, la encuesta, la tertulia, la música, la poesía, la ficción incluso. Es un género laborioso no tan valorado en el estado español, pero muy prestigioso en Europa. Cada vez va ganando más adeptos en los círculos independientes y sobre todo en las plataformas online como ‘Arte Radio’, de la cual me declaro ultrafan! Hay mucho interés por el documental, me atrevo incluso a decir más que por la ficción, yo creo también que se debe a su alto valor periodístico, histórico, estético y por su versatilidad. Se están celebrando congresos  e investigaciones sobre el documental sonoro, algo impensable hace unos años, cuando estábamos  tan ocupados por el estudio de la imagen y la producción visual que se nos olvidaba el poder del sonido. En general creo que hay un creciente interés por lo sonoro.

-¿Me permites preguntarte ¿de qué vives, Laura? Me cuesta creer que ‘Radioimaginamos’ constituya una fuente de ingresos suficiente como para vivir…

-Claro que no, hasta ahora Radioimaginamos ha sido sobre todo una fuente de inspiración y una herramienta de trabajo para mi labor docente y mis proyectos. ¡Vivo de lo que puedo! He trabajado como técnico de sonido en varias emisoras, en teatros sonorizando espectáculos, me dedico también a la locución publicitaria y al doblaje en castellano y valenciano, imparto cursos en universidades y centros culturales  y cuando se da la ocasión, desde Radioimaginamos producimos piezas por encargo. He trabajado también en sectores que nada tienen que ver con la comunicación pero que te aportan perspectiva. Sea como sea, sigo activa y no me cierro ninguna puerta, siendo siempre fiel a mi manera de entender la radio.

-El proyecto Verkami es, en este sentido, una evolución –imagino- de Radioimaginamos?

-Sí, y hay que recordar que hasta el 7 de marzo podéis formar parte del proyecto de Verkami. La idea es poder remunerar a los productores de las piezas, a modo de “suscripción” por temporada completa, y eligiendo tú mismo lo que quieres aportar.

-¿Crees que el crowfounding puede ser un buen camino para garantizar la independencia de la nueva radio?

-No creo que garantice nada, pero quizá el crowfunding puede ayudarnos a arrancar con mayor solidez un proyecto de producción de tal tamaño, y sobre todo, a descubrir si realmente existe un público en el mundo hispanófono interesado en esta radio. No creo que sea el mejor modo de  financiación, como Asociación seguiremos trabajando por seguir produciendo a través de otros modos de financiación. Pero esta campaña nos ayuda también a investigar. Como primeras conclusiones podemos adelantar el poco apoyo que hemos recibido por parte del propio gremio radiofónico: en realidad, por mucho que nos digan que “molamos”, creo que no caemos muy bien (hablo de España, por supuesto, fuera es otra historia...).

Laura se encarga de impartir talleres de esta 'otra radio'
-La ventaja de la tecnología que hoy manejamos, Laura, es que nos lo ha puesto mucho más fácil: primero, económicamente, montar un estudio es muchísimo menos costoso que antes; segundo, la complejidad de la realización se ha facilitado mucho más: hoy, con un ordenador, un software de edición de audio como Audacity (gratuito) y un micrófono de una calidad razonable, se pueden conseguir resultados muy buenos… ¿Qué es ser una podcaster, en los albores del siglo XXI?

-Un podcaster es una persona con algo que contar, con muchas ganas de hacerlo, y, como tú dices, con un pequeño homestudio, o simplemente un ordenador y un micrófono. Hoy en día todo el mundo puede ser un podcaster, pero atención, no me gustaría que se descuidara el lenguaje radiofónico sólo porque la tecnología nos lo ponga fácil: al contrario, la tecnología debe abrirnos posibilidades y plantearos nuevos retos.

-Me gustaría que, para terminar, invitaras a los lectores de mi blog a darse una vuelta por “Radioimaginamos”. ¿Por qué tienen que visitarla?

-Visitar Radioimaginamos es visitar una plataforma  de apoyo a la radio de vanguardia, la radio que apuesta por los contenidos sonoros que están marcando tendencia. Visitar Radioimaginamos es aprender, compartir y asombrarse, y es también participar por el cambio en la manera de producir contenidos de audio en nuestro país. Radioimaginamos es respetar al oyente del siglo XXI, el oyente audiovisual, el oyente inteligente y ensoñador. El oyente que nosotros mismos somos.

-Y para terminar, completa esta frase: “La radio es para mí…?

-La radio es para mí: imaginación. Sí, disculpad, no he sido muy original... pero claro, habiendo creado Radioimaginamos, ¡no podía decir otra cosa!


Visita el nuevo proyecto de Verkami

Verkami es crowdfunding para financiar proyectos originales y creadores independientes. Tú mismo puedes participar en la creación de diferentes proyectos radiofónicos, cifrados en 124 que se ofrecen en su web. Verkami apoya a artistas innovadores ayudándoles a conectar con una increíble comunidad. La transparencia es un elemento clave en el micromecenazgo online y por eso Verkami  informa -en tiempo real- de las cifras recaudadas.



lunes, 23 de febrero de 2015

Entrevista a Laura Romero, Radioimaginamos (I)

“Hay un tipo de audiencia que se les está escapando a las grandes radios”

La radio tiene muchas caras. Y ésta –la que presentamos hoy- es una de sus más valoradas en el oficio: la radio total, también conocida como radio-arte, en la que confluyen todos los géneros en uno: el documental, la entrevista, la información, la música, donde todos los elementos que componen el producto radiofónico final tienen entidad propia y razón de ser. Es radio muy elaborada y valorada por quienes amamos el medio y tremendamente evocadora. Radioimaginamos es el proyecto de Laura Romero, una joven inquieta a quien le atraía el gran valor del sonido. En esta entrevista nos traslada su concepto de radio, habla de cómo ve el sector, y de cómo España se encuentra a distancia de lo que ocurre con este tipo de radio fuera de nuestras fronteras. Si a menudo, desde este mismo blog, he reivindicado la necesidad de buscar nuevos caminos de experimentación para enriquecer los formatos y la radio en general, éste, el de Radioimaginamos, es un excelente banco de pruebas para hacer crecer la radio, y garantizar su evolución, más allá del ombliguismo en que parece estar sumida. Radioimaginamos ha tenido una evolución en Verkami, otro proyecto que acaba de nacer, y que necesita ayuda para crecer y desarrollarse. Pero vamos por partes, les presento a Laura Romero.

Laura Romero se acercó a la radio atraída por  la 
fuerza del sonido (Fotografía: Elisa Murcia Artengo)
-Tengo entendido que tu formación ha estado vinculada a la radio, como técnico de sonido, como locutora, trabajaste en Canal Nou y eres también actriz de doblaje. ¿Por qué te atrajo tanto el mundo de la radio?

-La radio me atrajo porque es sonido. Me atrajo desde un sentido más sensorial o estético y no tan periodístico, supongo que por eso preferí estudiar ‘Comunicación Audiovisual’ en lugar de ‘Periodismo’. En realidad, llegué a la radio a través de la música. Mi pasión siempre ha sido escuchar música y los sonidos en sí. Cuando empecé a coleccionar discos no me fijaba precisamente en las letras de los artistas que escuchaba, sino en cómo sonaba y sobre todo, en las sensaciones que me provocaba una melodía o una composición según sus texturas, colores, intenciones... La radio me brindó la oportunidad de jugar con todos esos matices en un sentido más narrativo.

-Si has trabajado como locutora, como técnico de sonido, te habrás enfrentado al RITMO que vive la radio hoy día, ritmos trepidantes que no permiten dedicarle tiempo para digerir todos los sonidos que forman parte de un producto radiofónico… Es como si el tempus fugit… imprimiera mayor tensión a la narración, de manera que hoy se consume radio como si consumiéramos una Coca Cola…, sin reflexionar sobre lo que hacemos… o lo que escuchamos… ¿Qué opinión te merece este comentario?

-Habría que distinguir entre el ritmo que damos a un programa, a una pieza, en un sentido narrativo y de montaje, que resulta clave para mantener la atención, y el ritmo frenético que desgraciadamente sufrimos los productores y periodistas en una emisora: la cultura de la rapidez, de la inmediatez, de producir como “churros” sin detenerse a mimar lo que hacemos impide esa invitación a la reflexión, tanto para nosotros como para los oyentes. Por eso intento de alguna manera escapar de ese ritmo opresor llevando a cabo otras alternativas de producción radiofónica.

Laura Romero, en plena entrevista
-¿La radio está descuidada, en tu opinión, Laura? ¿Cuál es tu radiografía?

-Pues tengo dos opiniones: la radio en el estado español, sí, está descuidada en general. Las grandes radios siguen repitiendo las mismas fórmulas, y aunque avanzan en cuanto a su aplicación en las tecnologías digitales y en Internet, no lo hacen en cuanto a nuevos formatos. Hay un tipo de audiencia que se les está escapando. La parte que no está descuidada es la de los nuevos profesionales: hay mucho talento y gente muy preparada, con ideas, con empeño, pero con pocas oportunidades.

-¿Y fuera de España?

-Va a años luz por delante de nosotros. Hoy en día mis producciones de referencia y que creo están marcando tendencia se ubican en EEUU, Francia, Alemania y Australia.  Casi toda la radio que escucho en lengua española me aburre. ¡Esto es gravísimo!

-¡Mucho! Comparto contigo el regusto por los sonidos limpios, enteros, compartidos y mezclados. Por la radio bien hecha. Desde el Radio Arte hasta el documental… Recuerdo que tuve la suerte de acudir, en representación de la Cadena SER, como jurado de los Prix Montecarlo e Italia y se me abrió delante de mí un paisaje sonoro que nunca hubiera imaginado. Por ponerte un ejemplo, uno de los programas que triunfó (hablo de principios de los 90), de la RAI, se titulaba “Fuochi d'artificio” (Fuegos Artificiales) y era un prodigio de sonidos -¡un programa de radio dedicado a los fuegos artificiales!-, tan sugerentes como brillantes. ¿Los que hacéis este tipo de radio os consideráis una ‘rara avis’? ¿O unos privilegiados?

Laura Romero imaginando formas y contenidos
-Bueno, no considero que yo sea una privilegiada ni que yo sea “de los que hacemos este tipo de radio”, yo simplemente soy una profesional que prefiere trabajar de cierta manera y que rechaza la precariedad y la falta de calidad cuando podemos (y debemos) hacerlo mejor. ¡Me gusta tanto hacer radio en directo en un magacine cultural como crear piezas artísticas o profundizar en un documental. Aparte, estoy vinculada a la docencia y el mundo universitario y pienso que eso también me abre la mente a la hora de encontrar nuevas maneras de narrar con el audio y de sorprender. La radio creativa o artística abre campos de acción muy interesantes tanto para el locutor de deportes como para el realizador de cuñas publicitarias como para el técnico de retransmisiones. Creo que es importante estar abiertos al audio en todo su esplendor y no esclavizarnos al relato de “solo palabra” y de las cancioncitas “de relleno”.

-Poner en marcha ‘Radioimaginamos’ ha sido una ‘salida vital para canalizar tu pasión por esta radio’? ¿Tenías que encontrar un soporte para canalizar toda tu energía creadora en este medio?

-Sí, sin ir más lejos, fue así como surgió. Lo creé también para reunir en un portal público toda la información que pudiera para mi tesis doctoral. Gracias a la web he conocido gente y proyectos muy admirables. Para mí ha sido también un trabajo de campo muy válido para mi investigación. Me ha permitido aprender, compartir y emprender proyectos sonoros arriesgados.

-¿Hay algún otro medio que genere tantos mundos interiores en una persona como la radio?

-Como te decía, para mí la música o simplemente la escucha de sonidos me evoca muchas sensaciones que conectan con mi intimidad y mi mundo interior, y esto es lo que me ha llevado a ver la radio de la misma manera. Supongo que cada persona crea su espacio personal de expresión a través de algún arte, desarrollando alguna pasión por algo.

-¿Cada persona –cada oyente-es un mundo?

-¡Claro! Esto es algo muy personal de cada uno. Es una cuestión de sensibilidades, hay personas que alimentan su mundo interior simplemente leyendo una novela y otras que diseñan, cantan, bailan. Pero no hace falta ser un artista para estremecerse. Para mí el sonido conecta con el subconsciente, es capaz de crear imágenes mentales fidedignas que siempre son únicas en cada individuo, es algo muy personal y por eso creo que muy potente. Ese punto es el que le da a la radio su toque mágico, ¿por qué no trabajarlo y explotarlo? ¡No lo estamos haciendo!

-Defines ‘Radioimaginamos’ como un webzine de creación sonora y radiofónica. ¿En tres líneas, qué más es ‘Radioimaginamos’?

-Radioimaginamos ha sido desde 2009 un portal para compartir información y desarrollar artículos en lengua hispana que visibilizaran los nuevos modos de narración y creación radiofónica en el mundo. Se une tanto mi interés como realizadora como de investigadora.

Continúa...

jueves, 19 de febrero de 2015

VI Gala de los Premios Nacionales de la Radio

La Academia de la Radio reclama más apoyos institucionales

La noche de los padres y los hijos

Sensación agridulce. Esperaba algo de lo mismo de otros años, porque la trayectoria de la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas de España no ha variado mucho la estructura de sus galas a lo largo de los últimos seis años. Pero presumía, o deseaba más bien, superar el listón del año pasado, sobre todo porque logró romper con la desestructurada y plúmbea gala de 2013. Ésta se situó, a medio camino entre la de 2013 y 2014. Y voy matizando.

Iñaki Gabilondo en el momento de recoger su Medalla
de Oro, de manos de Javier González Ferrari, que añadió
 al premio una foto familiar de su padre (Foto EFE)
La radio es, en su esencia formal, ritmo. Y esta ceremonia, firmada por la Academia que preside y representa al medio, no respetó este principio. Más bien ocurrió lo contrario. El ritmo ni se intuía. Manolo González e Irma Soriano improvisaban constantemente sobre el escenario, lo que dejaba entrever que los ensayos no habían logrado cerrar todos los flecos. A pesar de las circunstancias, tanto Irma como Manolo, respondieron con eficacia (el oficio va por dentro) al compromiso.

El movimiento sobre el escenario, de presentadores, invitados y premiados, era manifiestamente mejorable. Por fortuna, no se produjo ningún incidente, pero las empinadas escaleras del Teatro Mira, de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y la avanzada edad de alguno de los premiados me hacían temer lo peor. Todos debían haber salido por el escenario y no desde la platea. No solo la solemnidad del acto lo recomendaba, sino, sobre todo, el ritmo. Pero, si se optaba por la subida desde el patio de butacas, la opción debía haber incluido las correspondientes ráfagas musicales para rellenar los tiempos muertos.

Entrega del Premio
Joaquín Prat a
Andrés Caparrós
Si la gala contó con algunos momentos brillantes, que los hubo –y hasta emocionantes- se debió únicamente a algunos de los discursos de los premiados. La gran personalidad de todos ellos hacía presagiar que sus intervenciones iban a enganchar al respetable, compuesto mayoritariamente por oyentes, y compañeros de la profesión. El primero en recoger su reconocimiento fue el maestro Iñaki Gabilondo, Medalla de Oro de la Academia a la Trayectoria. Un galardón que, por su entidad, merecía otro emplazamiento en la Gala de entrega de los Premios Nacionales de Radio, pero intuyo –ante la ausencia del periodista donostiarra en la foto de familia final- que el orden se alteró a petición del propio premiado, para facilitar su participación en la ceremonia.

Iñaki, siempre brillante, comenzó su agradecimiento de esta manera: “agradezco a la Academia que me conceda un reconocimiento póstumo en vida, porque así me cabe la posibilidad de agradecerlo”. Y, ciertamente, Iñaki Gabilondo reconoció que el premio participaba de un tono de broche de cierre a una carrera, que él asumía con naturalidad. Previamente, el presidente ejecutivo de Atresmedia Radio, Javier González Ferrari, le presentó. “Agradezco que me haya presentado mi hermano Javier, porque su padre, don Antonio Calderón, fue también mi padre, y lo proclamo allá donde puedo”. Iñaki concluyó afirmando "que es el mejor momento para dedicarse a esta profesión y el peor para vivir de ella".


Nos quedamos sin foto

De los tres grandes de la radio española: Iñaki Gabilondo, Carlos Herrera y Luis del Olmo, premiados los dos primeros y presidente de Honor de la Academia el último, faltó el almeriense. Esperaba verle porque a lo largo de los últimos días agradeció varias veces en antena la concesión del premio e hizo repetidas alusiones, siempre cómplices, a sus queridos ‘fósforos’. Pero no acudió. El día anterior realizó el programa desde Madrid, pero no se dejó ver por Pozuelo. En su lugar, Lorenzo Díaz –el mítico Llorenç- miembro del equipo, recogió el galardón en su nombre. Luis del Olmo tuvo palabras cariñosas para el director de “Herrera en la Onda”, al que trató con el apelativo cariñoso de “Carlitos”. Seguro que los periodistas que cubrieron el acto le estaban esperando para preguntarle por su decisión de abandonar Onda Cero por la Cope o permanecer en Atresmedia. Pero , en cualquier caso, nos quedamos sin foto de los tres, y yo sin su abrazo. Lástima.


Iñaki fue el primero que hizo alusión a la paternidad radiofónica de algunos profesionales, entre ellos él mismo respecto de Antonio Calderón, pero la noche nos depararía muchos más momentos idénticamente inspirados en este concepto, como el de Matías Prats Luque con respecto a su padre, premiado, Matías Prats Cañete. De hecho, el presentador del informativo de Antena 3 reconoció: “¡Qué difícil es ser hijo de…”!. "Don Matías", -dijo- era un ser "único", "muy buena persona que quedaba bien con todos" y que tenía una "cabeza prodigiosa". Y no dudó en afirmar: "por muchos telediarios que haga, yo siempre seré el hijo de Matías Prats".

Ana Rosa Quintana recogiendo su premio, junto a
Manuel Campo Vidal y la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón
(Foto EFE)
Joaquín Prat junior, quien, humildemente dijo estar “opositando a comunicador” recordó la figura de su padre, Joaquín Prat, inspirador de uno de los premios de la Academia –el Mejor Animador Radiofónico-, recordó a los periodistas despedidos de la SER esa semana y se felicitó porque otro de los amigos de su padre fuera merecedor del galardón: Andrés Caparrós. El almeriense, que fue entrevistado por su hijo a la entrada, estuvo pletórico y cerró su intervención cantando. Aprovechó para reivindicar ante la Junta de Andalucía su derecho a explotar una pequeña emisora local en su tierra, como refugio de su jubilación.

Compartía localidades con mi buen amigo Juan Mari Mañero, comunicador de larga trayectoria en San Sebastián, con quien compartí años de profesión en la SER en mi tierra. Ambos íbamos comentando la calidad del cartel convocado por la Academia de la Radio. Aparte de los citados, el gran locutor Rafael Taibo –la voz del Comandante Cousteau- nos regaló momentos de enorme emoción, como cuando la voz –su herramienta de trabajo- se le quebró recordando su vida profesional y los nombres con quienes la había compartido.

Junto a Juan Mari Mañero
Ana Rosa Quintana recogió el Premio Joaquín Soler Serrano que las Academias de Televisión y Radio, conceden conjuntamente a un profesional que haya destacado en los dos campos. La presentadora de Telecinco mostró también su emoción por recibir este premio porque ella quiso ser "periodista para trabajar en la radio". El consejero delegado de la Cadena Cope, Rafael Pérez del Puerto, recogió también otro galardón, el Premio Manuel Aznar Acedo, a la Mejor Dirección o Gestión de Empresa Radiofónica.

Y en esto que llegó el Premio Juan Manuel Gozalo, que se entregó al programa deportivo de Onda Cero: 'Radioestadio', que dirige Javier Ares, que subió al escenario acompañado por Javier Ruiz Taboada. Ares agradeció el premio pero tuvo, al igual que su compañero, palabras de recuerdo para los profesionales más jóvenes que hacen radio en España y para los que pidió a la Academia un mayor protagonismo. En este mismo sentido, hizo hincapié Ruiz Taboada que fue más allá al reivindicar una mayor preocupación por los jóvenes, futuros oyentes de la radio, y a los que, por cierto, la UNESCO dedicaba este año el Día Mundial de la Radio.


La cuenta corriente de la Academia

La Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas de España solo tiene de rimbombante el nombre, porque su bolsillo está repleto de telarañas. Si nos remontáramos a los Siglos de Oro de la literatura española, la Academia encajaría perfectamente en la definición de hidalgo, noble venido a menos y con escasos o nulos bienes. Es cierto que la radio es, ante todo, imaginación y que la creación de ambientes, en su historia clásica, venía señalada por artilugios de ningún valor a los que se sacaba un extraordinario provecho. La Academia ni tiene recursos, ni casi académicos. Pero tiene –y lo demuestra cada año- tesón. Y esto le honra. Pero, como a los hidalgos, el honor les sobraba y el parné les faltaba. La Academia de la Radio se merece más de lo que se le concede. Y me refiero a las instituciones que, en cambio, sí apoyan al cine o a la televisión, como hechos culturales de primera magnitud. No pretendemos compararnos con ellos, pero sí al menos exigir nuestro hueco, y luchar por él, con toda la fuerza de que es capaz este medio maravilloso que, es cierto, de la necesidad hace virtud. Autoridades: ¡un poquito de por favor!


Si la Academia de Cine española premiara con sus Goya solo a películas dirigidas por Buñuel, Berlanga o Bardem, y protagonizadas por Fernando Fernán Gómez, Pepe Isbert o Manolo Morán, tildaríamos a la academia como de ‘casposa’. Y, salvando las distancias, esto fue lo que ocurrió en la Gala de los Premios Nacionales de Radio, organizada por la Academia presidida por Jorge Álvarez, que prefirió delegar todo el protagonismo de la Gala en el Presidente de Honor, Luis del Olmo.

Uno de los momentos más brillantes de la Gala, cuando
 oimos radio, con 'Mentes Peligrosas', el programa
de Mariano Mariano en Libertad FM
Sinceramente, muchos de los nombres que recibieron aquella noche su premio ya gozan del reconocimiento de la profesión y de los oyentes y tienen su ego colmado con creces, incluso algunos no necesitan alimentar su ego, porque ya no están entre nosotros. No seré yo quien niegue el reconocimiento a todos los nombres que figuraron en el palmarés de este año -porque vibré y me emocioné con ellos- pero sí apuesto por una Academia más dinámica, más pegada a la realidad que nos rodea y no anclada en el pasado. Una Academia emparejada con la evolución de la radio, al día de lo que ocurre en el gremio dispuesta a apoyar y empujar a los mejores proyectos, y a sus profesionales con mayor proyección, combinando la veteranía con la nueva savia. No fue esto lo que vimos, por desgracia. Y eso que el año pasado ya se atisbó un cambio de orientación que este año no se ha confirmado.

Antes de iniciarse la Gala, en el hall,
Del Olmo, Gabilondo y Campo Vidal
Dejo para último lugar el comentario en torno a los apoyos comerciales de la gala, que fueron apareciendo en la pantalla, y a lo largo de algunos Premios, cuyos patrocinadores tuvieron la oportunidad de publicitar su marca, al tiempo que entregar el galardón a los premiados. Es decir: cuñas, patrocinios y menciones. Igual que en la radio. Al principio, aquella retahíla de anuncios de marcas comerciales que se sucedían proyectados en la pantalla del Teatro Mira, me producía vergüenza ajena, porque entendía que la solemnidad del acto requería otra percha. Pero luego, conocedor como soy de las penurias económicas que atraviesa la Academia, pensé: ¿Y Carlos Herrera, o Expósito o Francino, no entrevistan a grandes personajes de la actualidad y a continuación se emiten los bloques de publicidad con toda naturalidad? Pues eso, que hace falta dinero para organizar una gala de estas características, que concentra cada año más expectación, y público.

Como decía, sensación agridulce. Pero, como me comentaba un directivo de la Academia, “aunque solo sea por la emoción que sentimos en intervenciones como las de Rafael Taibo o Matías Prats, la ceremonia, con todas sus imperfecciones, valió la pena”. ¡Amén!

lunes, 16 de febrero de 2015

El EGM sin prisas: tercera ola 2014 (y VI)

Los 40 respiran un poco, Cantizano se refuerza y pocas diferencias entre Nieves y Cárdenas

José Antonio Ponseti ha tenido un buen estreno, al
mejorar las cifras de Sergi Mas en su primera oleada
Continúa...

Ya están todos los que se esperaban en marcha. El último en incorporarse al escenario de programas despertadores de la radio temática musical española ha sido José Antonio Ponseti, en su “80 y la madre” de M80. Nada más llegar, por cierto, ya ha superado la marca que le dejó Sergi Mas, cuyo sentido del humor no logró calar entre los oyentes de esta radiofórmula dirigida a un perfil más maduro. El caso es que Ponseti se ha situado en una posición cómoda desde un principio, porque ya ha logrado romper la línea descendente que había heredado de su predecesor. A partir de aquí, ¡a crecer! Su referencia más inmediata, y a la que deberá intentar llegar (y superar), será el pico que marcó el valenciano Miguel Coll que se situó en los 338.000 oyentes (2ª ola 2013). Cuanto más alto llegó, antes salió. Esas paradojas de la radio de Prisa. Como Francino.

No obstante, atrás, muy atrás, quedan las cifras históricas de los morning de M80 que firmaron Gomaespuma o, sobre todo, Pablo Motos, que puede enorgullecerse de haber superado el millón de oyentes en su última temporada 2006-2007, con su “No somos nadie”, embrión del actual “El Hormiguero”, en Cuatro, primero y en Antena 3 TV en la actualidad. Ponseti continúa fiel a su estilo desenfadado y se ha rodeado de un equipo joven y entusiasta, perfil más bien junior… algo desajustado con el target de los oyentes de M80 que, siempre lo he mantenido, requieren, creo, un poco más de nivel que lo que se ofrece por otras radiofórmulas musicales.

Nuria Roca, en Melodía FM, en plena acción,
entrevistando al actor Fernando Tejero
En este sentido, quien está marcando más nivel, siquiera entre los invitados que han acudido a su estudio, es el programa de Nuria Roca, “Lo mejor que te puede pasar”, de Melodía FM, que ha visto premiado su esfuerzo con un crecimiento importante de sus cifras, si bien, frente a la competencia, todavía son muy pequeñas. En cualquier caso, el equipo de este programa puede estar satisfecho porque su progresión ha sido de 81.000 a 104.000 oyentes. Habrá que estar atentos a su evolución. Nuria Roca está empeñada en aportar calidad a su programa. Entre los invitados, nombres como los de Judith Mascó, Melani Olivares, Antonio García Ferreras, Borja Cobeaga, Toni Cantó, Boris Izaguirre o, en su primera temporada, que yo recuerde, una deliciosa entrevista a un divertido –pero siempre profundo- Ángel Gabilondo.

Es muy oportuno incluir humor por las mañanas, y siempre resulta bienvenido, si está bien hecho. Pero no sólo el humor por el humor. A un programa de radio dirigido a un target más adulto se le pide una mayor variedad de temas y, aunque el foco puede estar en “modo cordial”, los temas pueden ampliarse a literatura, política o moda, por qué no. No existe en la radio española un magacine matinal que revise drásticamente sus contenidos con respecto a lo que impera ahora mismo en antena. O nos vamos a la radio generalista, donde la política lo impregna todo en el prime time, o nos vamos a la radio temática musical, donde –en el otro extremo- nos encontramos con bromas telefónicas muy divertidas, desde luego (algunas, por lo menos); pero no con un magacine que combine tono (amable, incluso divertido, por qué no), con contenidos e invitados de mayor nivel, y un espacio para la música no sólo como relleno, sino como protagonista de su tiempo. Es la asignatura pendiente de la radio española, y quién sabe si un nuevo formato, a medio camino entre la generalista y los morning show de las temáticas musicales. En este sentido, hay que valorar la aportación de Ángel Expósito en la Cope, que al menos está rompiendo moldes…

Cantizano entrevistando a David Bisbal,
junto a Isidro Montalvo
Si Ponseti ha recuperado 40.000 oyentes que abandonaron a Sergi Mas, Jaime Cantizano también está de enhorabuena en esta oleada del EGM. Ha sumado 107.000 oyentes más, que no está nada mal, y recupera el millón ‘psicológico’ de audiencia total de su “Atrévete” en Cadena Dial.

De enhorabuena, relativa, siguen “Los 40 Principales”, que han sumado 87.000 nuevas altas en su “Anda Ya!”, en esta oleada del EGM, y están, de puertas para afuera, muy contentos. Es para estarlo, sin duda: todo lo que sea recuperar oyentes de cifras históricas está muy bien, pero los tiempos de Frank Blanco, que sobrepasó los dos millones de oyentes (1ª ola de 2012) quedan muy atrás y, ciertamente, no creo que regresen, porque los tiempos están evolucionando de otra manera. En el post anterior subrayo un hecho cada vez más tangible: las radiofórmulas musicales que cuentan con perfiles juveniles, incluso infantiles, están perdiendo oyentes, en beneficio de la radio online, e incluso de su propia versión difundida a través de la red. No deberían tardar mucho las grandes cadenas en empezar a considerar sus cifras en internet y presentar cómputos de audiencias más ajustadas a la realidad. Ahí lo dejo…

El resto, han perdido todos, unos más que otros. Tenía curiosidad por observar el resultado del morning show de Kiss FM, tras el descalabro del anterior equipo, Cristina Lasvignes, Alfredo Arense y Marta Ferrer. Aunque todavía no es tiempo, por cuanto el EGM reacciona tarde, lo cierto es que Enrique Marrón, que hace lo que puede y más y Marta Ferrer, la única superviviente del antiguo equipo, se han estrenado con 15.000 oyentes menos. No es un buen comienzo, desde luego, pero Kiss FM ha perdido 61.000 oyentes en el interanual y no parece recuperarse. No se puede pretender competir con el resto de despertadores musicales de la radio española (¡que llegan a doce opciones!) sin más apoyo en antena que la información con Marta Ferrer. Enrique es un buen comunicador, pero está solo, en muchos sentidos.

Javi Nieves y Mar Amate charlan con el
cantante español Alejandro Sanz en La 100
¿Qué les pasa a Javi Nieves y Mar Amate frente a Cárdenas, en ese “duelo al sol” que mantienen en la radio española? Pues que se acercan peligrosamente. El EGM ha certificado que ambas opciones han perdido oyentes en esta oleada, -22.000 el programa de Cadena 100 y -12.000 el de Europa FM. Ahora mismo les separan 12.000 oyentes, precisamente, a favor del programa de Nieves y Amate. Pero mantengo que sus públicos son diferentes y exigen tal vez no contenidos muy distintos, pero sí con tonos muy marcados y opuestos en cada espacio. El recorrido interanual del programa de Cárdenas es mejor, sin embargo, que el de Nieves y Amate. Frente a los 60.000 oyentes que ha crecido el programa del Grupo Cope entre la 3ª ola de este año y la del año pasado, la cadena radiofónica de Atresmedia ha ganado 146.000 oyentes.

Por lo demás, el morning de Máxima FM se ha estrenado perdiendo oyentes, es posible que se hayan marchado en un primer momento con Dani Moreno a Los 40, y frente a los 304.000 oyentes que le dejó,  José AM sólo ha enganchado a 230.000 oyentes, -74.000.

También ha perdido El Pirata en Rock FM -18.000 oyentes, y se ha quedado por debajo de los 400.000 que ya había logrado en la anterior oleada. A esta emisora, también del Grupo Cope, le está costando posicionarse mucho, después del espectacular crecimiento que consiguió entre 2011 y 2013. Da la impresión de que ha tocado techo, o no está muy lejos de tocarlo.

Dani Moreno en Los 40 Principales
ha conseguido remontar casi cien mil oyentes
Café Olé”, el morning de Radiolé, con Joaquín Hurtado y Marta Agüera al frente, se defiende. Aunque ha perdido oyentes en la oleada, -19.000, lo cierto es que en el balance interanual ha salido reforzado, con 51.000 oyentes más entre noviembre de 2014 y noviembre de 2013. 329.000 oyentes no está nada mal para una emisora con tanta personalidad como ésta, en lo musical, que tiene un total de 544.000 oyentes, lo que quiere decir que casi el 60 por ciento de la audiencia total de la cadena proviene de su morning. Un magnífico dato para el morning, y Joaquín Hurtado, aunque no tanto para la cadena.

Por último, y para cerrar el recorrido, nos quedamos con Megastar FM y su propuesta, “El Show de Mateo” que ha tenido casi que improvisar ante la marcha de Xavi Martínez a Los 40. Mateo González ha logrado algo inhabitual: subir en audiencia con respecto a Xavi. Si éste le dejó en herencia 103.000 oyentes, Mateo se ha estrenado con 143.000 oyentes, 40.000 más, que no está nada mal. Hay una cosa clara: Mateo González no lo ha hecho mal (si no, los oyentes le hubieran pasado factura), pero no todo el mérito es suyo. La tendencia de crecimiento de esta cadena joven es evidente, todavía le queda margen y las mañanas, lógicamente, son un nicho de primerísimo orden para captar nuevos seguidores. Esta radiofórmula está funcionando y el primer afectado es, cómo no, Los 40 Principales.

Las doce opciones de seguir en la radio temática española un morning show han tenido una suerte desigual. Pero no ha habido grandes cambios, ni gruesos movimientos de tierras. Cada cual conserva su espacio, pero algunos han llegado para tratar de cambiarlo, es el caso de Megastar FM con respecto a Los 40, o Melodía FM que está atacando los nichos de Kiss FM (915.000 oyentes) y de M80 (633.000 oyentes). Las programaciones musicales se han reorientado en muchos casos, con la intención de acotar mejor los períodos de producción musicales (décadas de los 70, los 80 y los 90 en liza) y atacar mejor a los targets que buscan este catálogo. Como siempre he defendido: sólo se puede crecer si tienes una buena competencia y en este escenario hay buenos ejemplos. 

viernes, 13 de febrero de 2015

13 de febrero, Día Mundial de la Radio

¡Nos tocaba!

¡Nos tocaba! Hace mucho tiempo. Se nos debía. Aunque solo sea por los 25 millones de españoles que dan razón de existir, cada día, a este medio maravilloso, tan evocador. Hoy es el ‘Día Mundial de la Radio’. Y tenía que ser España, a través de la Academia de la Radio, la que hiciera ver a la UNESCO la importancia de dedicar un día del calendario a la Radio. Ahora todo el mundo, por iniciativa hispana, celebra haberla conocido, seguirla y creerla.

Un jovencísimo Orson Welles demostró al mundo la
fuerza de la radio. Desde entonces no la ha perdido
La Radio tiene muchos rostros, tantos como oyentes la siguen, y la quieren. La radio es compañía para muchos seguidores. Pero a veces es la única compañía. La radio es educativa, en general. Pero a veces la radio es la única fuente educativa. La radio es el medio más mimético con la sociedad, y el que mejor la sirve. No lo olvidemos.

Os propongo un ejercicio evocador repleto de emociones. Escuchad por favor el magnífico trabajo de compilación que Margot Martín @el_Recuento me ha hecho llegar a través de Twitter. Son… los indicativos de nuestra vida.

Ahora mismo, aunque pronto se distanciarán, la radio goza del mismo índice de penetración en España que internet, en torno al 65 por ciento. Datos del EGM. La red no para de crecer y de implantarse, en todos los niveles sociales y entre todas las edades. Pero la radio analógica, la que mide la AIMC, se estanca. Ha alcanzado la madurez, y oscila poco. Las ondas medias están moribundas, con alguna excepción. La FM sigue robusta, y durará. Pero la red ha abierto una puerta a la radio que ésta no solo no podía nunca rechazar sino que está aprovechando para demostrar que el medio sigue tan vivo que es capaz de aportar originalidad, creatividad y arrojo, tres elementos que me esfuerzo por reivindicar para la Radio, por casi ausentes.

Luis del Olmo, el maestro y Javier Gallego, el presente.
Que el respeto y la admiración por nuestros referentes
 nos conduzca a la búsqueda y el aprecio de los nuevos valores 
Si el escenario humano se está enriqueciendo, en estos últimos años, con la llegada del entorno virtual, la radio no podía permanecer ajena a esta realidad. Y por eso, la radio online –que ya no es tan nueva, por cierto- ha llegado para demostrar que todavía a este medio le queda mucho por decir y aportar. La especialización es un camino. Pero, con independencia del soporte, la radio se adapta como un guante a la sociedad a la que sirve. Lejos de venirse abajo ante los nuevos caminos que se abren, el medio ha demostrado que sigue más fuerte que nunca, en analógico, en digital o en mediopensionista…

Aquí empieza todo:
en un folio en blanco
Pero la razón de ser de la radio la da el oyente. Y digo bien: el oyente, no los oyentes. La radio es el medio más individualizado de todos. El más personal. El que más nos emociona. El único capaz de evocar imágenes en nuestro cerebro, tan fuertes que son capaces de alterar nuestras emociones. Por eso, la radio no puede faltar a su compromiso con la verdad. Si la radio es una buena amiga –que lo es- es porque no nos ha fallado nunca. En el momento en que nos fallara, dejaría de merecer nuestra confianza.

Un grande, Joaquín Prat
Queridos colegas: en el ‘Día Mundial de la Radio’ renovemos todos nuestro compromiso con la credibilidad del medio. Queridos futuros colegas: pensad en el enorme respeto que nos debe merecer siempre el oyente, que nos regala su tiempo, su atención y su cariño. Es nuestro primer mandamiento. Si somos capaces de responder con responsabilidad a este compromiso, garantizaremos que haya radio para rato. Me da igual el soporte, me da igual el receptor. Mientras haya alguien que haga verdad con la palabra y otro que confíe en él, el futuro del oficio está más que asegurado.

Con permiso de uno de los grandes, Joaquín Prat: ‘¡VIVA LA RADIO! Y hoy más que nunca. Felicidades a todos!