jueves, 21 de mayo de 2015

Entrevista a Ana Ormaechea, 'Cuonda'

Han detectado el nicho del podcast en español

“Descubrir podcast en español en Estados Unidos es dificilísimo”

La periodista navarra Ana Ormaechea, junto con también periodista Ángel Jiménez de Luis, son los promotores de una web que, aparte de dignificar los podcast en lengua española en el mundo, intentan abrirse paso con una Start Up basada en la creatividad ajena. Intentan ofrecer no solo un cauce para la difusión de los contenidos de audio en formato podcast, sino también monetizarlo, beneficiándose ambos del trabajo: el autor del podcast y el facilitador del canal o distribuidor. Seguir un curso en Nueva York firmado por el mismísimo Jeff Jarvis, uno de los tótems incontestables en el mundo del emprendimiento online debe marcar mucho, y abrir las mentes. Nada más conocer la naturaleza del proyecto me interesé por él y contacté con Ana, que ha tenido la amabilidad de atenderme en un tiempo record. Estoy seguro de que estamos ante un fenómeno que va a ir creciendo, porque la creatividad de los podcasters en español no tiene límites.

La periodista navarra Ana Ormaechea.
Además de periodista, emprendedora
-¿Cuándo tenéis intención de poner en marcha el proyecto?

-En realidad Cuonda ya está en marcha. El proyecto tiene varias fases y la primera de ellas se centra en crear una comunidad de podcasters de habla hispana. Para ello hemos puesto en marcha una landing page y un formulario, al que se accede desde la propia web, para que se puedan poner en contacto con nosotros. También estamos dirigiéndonos a ellos directamente.

-¿Cómo estáis orientando vuestra estrategia, Ana?

-En paralelo estamos trabajando en dos puntos: primero, en crear una Guía de Podcast, en la línea de las Guías de TV clásicas, centrada en destacar los últimos episodios de algunos podcast, recomendar en base al tiempo de escucha... Esta guía la lanzamos la esta semana en formato newsletter y en breve será una guía digital y, segundo, estamos también reuniéndonos con muchos Business Angels en Nueva York para tratar de hacer una ronda de financiación inicial que nos ayude a construir la plataforma tecnológica, el producto final.

-O sea, marketing, y financiación. ¿Cómo se os ocurrió la idea?

Porque vimos,  y sobre todo vivimos, los problemas que había en el mercado del podcasting en español. En EE.UU. podcast como ‘Serial se ha convertido en el ‘House of Cards’ del audio. Así que, tanto Ángel como yo seguíamos ‘Serial y otros podcast americanos como ‘This American Life’ o ‘Start-up’. Pero, el día que tratamos de buscar podcast similares en español comenzaron los problemas.

-¿Por qué?

-Porque tanto Ángel como yo vivimos en Nueva York y tenemos la cuenta de iTunes americana. Si tratas de descubrir allí podcast en español es dificilísimo. Están todos los ingleses primero y, o bien conoces el título concreto de un podcast, o es imposible acceder. Vimos que existía el mismo problema en otras plataformas y empezamos a analizar los problemas del podcasting en español: audiencia fragmentada por idiomas y plataformas, escasa indexación por la distribución en plataformas cerradas, y ausencia de métricas estandarizadas, lo que dificulta la esponsorización de los podcast.

-Y esos problemas detectados, dirigieron vuestros esfuerzos…

-Como dices, con estos problemas definidos, investigamos algunas soluciones del mercado americano y nos centramos en podcast networks como Radiotopia o Panoply o en network advertisers como Midroll. Cuonda no es ninguna de estas soluciones, porque su objetivo es crear una comunidad de podcasters en lengua hispana, pero sí está inspirado en algunas de sus soluciones.

-¿Cuál es vuestra relación con los podcast, y el mundo audio digital?

Ángel Jiménez de Luis, periodista
 y compañero de viaje en Cuonda
-Ambos somos periodistas y hemos trabajado o colaborado con regularidad en radio. Yo trabajé durante cuatro años en Cope y Ángel en la actualidad es colaborador semanal de un podcast de la misma cadena. Como éramos conscientes de que nos faltaba un mayor acercamiento al audio digital hemos lanzado nuestro propio podcast para vivir en primera persona los posibles problemas derivados de la creación, distribución y monetización. El podcast lo lanzamos posiblemente esta semana, se llama Experimedia y está centrado en los nuevos modelos de negocio del periodismo. Está patrocinado por dos anunciantes, es un preroll y un midroll realizados en formato de native advertising.

-¿Cómo monetizáis los podcast: en qué mercado/s?

-El objetivo es dirigirnos a grandes marcas con suma de audiencias. Un solo podcast de 3.000 descargas puede no tener mucha fuerza de cara a un anunciante, pero al sumar audiencias de varios podcast, podemos acudir a un anunciante con cifras que superan los 30.000 o las 100.000 descargas.

-O sea, seguís el modelo de “la unión hace la fuerza”, ¡un clásico!

-¡Exacto! Es un modelo que, por ejemplo, está funcionando muy bien para Radiotopia. Esta podcast network tenía, cuando se lanzó, en febrero de 2014, cerca de 900.000 descargas mensuales. Un año después, con el mismo número de podcast, tienen 7,5 millones de descargas mensuales. Creo que, en este caso, la unión si hace la fuerza frente a los anunciantes.

-Y además, han reconocido unos ingresos superiores a un millón de dólares. No les va nada mal en los comienzos. ¿Establecéis un mínimo de calidad para comercializarlos. ¿O no?

Imagen de la web, donde se invita a participar a los podcasters en español


-Valoramos la calidad por encima de todo, no tanto las descargas. No nos importa tanto que un podcast tenga unas descargas bajas, pero sí queremos que cumpla unos cánones de calidad adecuados.

-¿Qué temas son los que tienen más demanda?

-Todavía estamos en las primeras fases de Cuonda, poco tiempo transcurrido  como para poder dar una opinión fundada sobre este tema pero, por el estudio previo que hemos realizado, hay numerosos podcast de tecnología y deporte, sobre todo en España y en México, y una gran mayoría de podcast de emprendimiento en EEUU (en español)

-¿A cuánto se puede ‘cotizar’ un buen podcast?

-Este es uno de los temas más interesantes de este modelo de negocio. En EE.UU. el CPM de los podcast oscila entre un CPM de $18 y $40, lo que son unas cifras muy altas si tenemos en cuenta que un podcast tiene habitualmente 6 huecos promocionales. Estamos siempre hablando de publicidad nativa, integrada totalmente dentro del contenido del propio podcast, y liderada por el locutor principal. En este artículo de análisis de la publicidad en los podcast de EEUU hay mucha más información adicional.

¡Pon tu podcast a trabajar!
-¿Dónde está vuestro negocio, o margen de beneficio?

-Nuestro modelo de negocio mayoritario con Cuonda es un porcentaje de la esponsorización que consigamos para los podcasters.

-¿El mercado hispanomericano está en la raíz de esta actividad también?


-Sí, por supuesto. En Cuonda queremos que formen parte todos los podcast en lengua española. Esto nos lleva a los podcast en español de EEUU, los de todo Latinoamérica y los de España.

martes, 19 de mayo de 2015

“Ya veremos”, con el Cano”

Le tenía ganas. Desde el primer día he acompañado mis cenas con su voz, sus ocurrencias, sus invitados y su música. Es Juan Luis Cano. Y voy ya, a estas alturas de la vida, a dejar de llamarle la “mitad de Gomaespuma”, y mucho menos a preguntarme si él se correspondía con la “espuma” o con la “goma”, un recurso facilón que he escuchado infinidad de veces... Juan Luis Cano es Juan Luis Cano, señores. Irrepetible. Genuino. Un tipo tan cercano que todos sus oyentes (incluido yo, por supuesto!) le invitaríamos a cenar en nuestra casa porque seguro que nos haría muy entretenida la velada.

Con Francino, presentando "Ya Veremos" en la SER
Juan Luis empieza ya, desde el principio de su regreso a la radio, a jugar con el lenguaje y hasta con la programación neurolingüística, eligiendo “Ya Veremos como estandarte de su nueva experiencia en este medio, que tanto idolatra. En realidad, no vamos a “ver” nada, porque se trata de radio… pero este periodista, militante del Atlético de Madrid hasta las cachas, elige deliberadamente este título no porque podamos ver luego los vídeos de sus mejores entrevistas, no; lo ha elegido porque sólo la “buena radio” se puede “ver” en la cabeza, gracias a la portentosa imaginación que puede provocar en los oyentes más inteligentes, solo de aquéllos que estén permanentemente atentos a la rapidez verbal y de reflejos de su proverbial capacidad de improvisación.

Juan Luis Cano ha elegido (o le han elegido) M-80 Radio para alojar su programa. Me parece una decisión muy oportuna, porque quienes mejor habrán recibido su regreso a la radio son los cincuentones como él, los que compartimos generación y universo cultural. Pero también los cuarentones. Y algunos treintañeros. Los que sumen menos años, seguramente estarán alucinando con un periodista que se permite el lujo de “insultar” a sus colaboradores con perlas del tipo: “no, si tú eres un tipo asqueroso, un ‘listo’ que te cagas”. Y que le dejen seguir haciendo el programa sin leerle la cartilla… Y es que Juan Luis Cano siempre ha sido el “enfant terrible” de la radio española desde los tiempos de “El Flexo” (en las noches de Radio Madrid, hace más de 25 años…).

Con Juan Antonio Corbalán
La radio de Juan Luis Cano es generacional, de la vieja escuela, de aquella que cuida mucho la antena, la calidad del sonido, la diferencia de los planos ante el micrófono, los silencios, las “acotaciones” en radio, de los que están atentos a todos los elementos que conforman el programa, pero sin que el oyente se dé cuenta de su purismo… “Pero qué bien hablo, es la leche!”, repite a menudo, ante propios y –sorprendidos- extraños. Sin embargo, en mi modesta opinión, le faltan más “ilustraciones” al programa, más derroche de recursos, indicativos, separadores, sintonías… elementos todos ellos que añaden no sólo lustre al espacio, sino también personalidad. Sirven, por ejemplo, para anunciar secciones y contenidos… Y en tiempos en los que los podcast descontextualizan las coordenadas tiempo-espacio sirven para situar al oyente circunstancial y “etiquetar” el contenido.

Está feliz por el regreso a su medio natural: la radio
Inevitablemente, sobre todo en los sketchs humorísticos, se echa de menos a Guillermo Fesser, que por cierto acaba de fichar por lo nuevo de Onda Cero, en las matinales de Carlos Alsina. Las ocurrencias de uno se enriquecían con las del otro, y viceversa. El universo que lograban crear entre ellos era difícilmente superable en algunos momentos, irrepetibles. Aquí, pese a los esfuerzos, a menudo los toques humorísticos del programa terminan en sonrisas del equipo, inexplicables para los oyentes que no entiendan el humor de Cano. El elemento provocador de la risa generada en un programa de radio tiene que llegar al oyente. Si no, se ríen sólo los que hacen el sketch y, como mucho, contagian –por las características de su risa- a unos cuantos, mientras que otros se pierden en la nada, y hasta se incomodan por una risa que “no entienden”. Tal vez, para redondear mejor estas parcelas humorísticas de “Ya Veremos, Juan Luis Cano debería, dada su facilidad para la creación de voces diferentes, utilizar la técnica de Juan Carlos Ortega, y grabarse los sketchs. Ya he escuchado alguno que sigue estas pautas, donde habla consigo mismo, pero lógicamente requieren más guion, más producción y menos improvisación… En definitiva, se resta espontaneidad para ganar en eficacia. Escuchar en su boca “pograma” a estas alturas del “curso”, a muchos nos plantea una doble sensación, contradictoria: por un lado nos retrotrae a la época dorada de Gomaespuma, pero por otra nos parece un recurso fácil, demasiado repetitivo y algo trasnochado.

Uno de los momentos más emotivos del programa,
cuando se emocionó charlando con Guillermo Fesser
En las entrevistas de Juan Luis Cano se le nota a la legua la escuela y la profesionalidad. A quienes hemos bebido de las mismas fuentes que él, no nos llama la atención que el presentador esté pendiente de las respuestas del entrevistado, que le mire a los ojos (a pesar de esas gafas bajas que delatan la presbicia) y que repregunte, siempre con humor, y su punto de ternura y emoción, como en la entrevista –deliciosa- a la actriz Charo López, a la que –él lo sabe bien- resulta complicado entrevistar si ella percibe carencias e inseguridad en el entrevistador. Cano introduce constantemente referencias autobiográficas en sus entrevistas, lo que convierte estos encuentros en charlas informales más que en un simple intercambio de cuestionario o alternancia, tópica y demasiado previsible, del esquema pregunta-respuesta.

Con Charo López
Juan Luis Cano entrevista a quien quiere. Esto, se plantearán muchos de los lectores, ocurre siempre ¿no? Más o menos sí. Pero en el caso de Juan Luis Cano se hace imprescindible un feeling especial previo. El personaje, o la persona, deben gustarle al periodista de Carabanchel, porque empatiza mucho con él, debe sentirse muy cómodo frente a él, o ella, para disfrutar. Y se le nota. Y se nota en la calidad de la entrevista, como en el caso del humorista Agustín Jiménez, cuando éste reconoció su admiración (incluso sus influencias) por Gomaespuma y sus libros, y Juan Luis cortó y retomó rápidamente la conversación para volver a hablar de la trayectoria del invitado y no de sus propios ‘milagros’… En sus entrevistas, el que queda retratado es no sólo el invitado, sino el propio Juan Luis.

Charlando con Tomás Gómez o
'poner las pilas' a un político en el cuadrilátero
La estructura del programa, sin embargo, no me ha parecido original. Demasiado clásica (¡cuidado!, en cuanto a clásica, correcta). Pero no aporta mucho (si es que debe valorarse el concepto de aportación como tal, claro). Se trata de una sucesión de contenidos lineal, sin participación coral del equipo, más propia de la radio de Gomaespuma, cercana al espectáculo. Juan Luis, aquí más contenido, y tal vez protegido por una estructura más férrea (impuesta probablemente por M-80), menos flexible y por tanto con menores riesgos de descontrol, reparte juego solo entre secciones, sketchs, entrevistas y música, los cuatro pilares sobre los que descansa este “Ya Veremos”, programa situado estratégicamente en la tarde-noche de lunes a viernes para acompañar los desplazamientos a casa o las cenas tempranas de sus oyentes. Si la estructura tuviera que estar sometida al dictado de los podcast (seccionados por contenidos), sería la estructura ideal, pero no he visto en la web el programa troceado, sino completo (¿todavía?). Las entrevistas sí se ofrecen segmentadas, en video y en audio.

Con el actor José Luis García Pérez
En cuanto a la música, Juan Luis Cano la presenta, la identifica, lo que se agradece. En una radiofórmula musical, como es M80 Radio, los discos deben emitirse identificados para información de los oyentes. Pero en el caso de Cano, como no podía ser de otra manera, tienen también su ‘sello’, y así, si suena el tema más conocido de Gerry Rafferty, su oldie “Baker Street”, el de Carabanchel cuenta que “este tipo lo que mejor hacía, además de cantar, era aguantar la respiración bajo el agua”. Información complementaria, además de curiosa! Bienvenida sea!

Hablaba una de estas noches el de Carabanchel de la importancia de la Comunicación No verbal, y tal vez debería aplicarse el cuento, y ser más consciente de que sus entrevistas se graban en vídeo. Desconozco el significado de ese gesto que hace, al comienzo de cada una de ellas, en la presentación previa, de apretarse con la mano la nuez de la garganta, en un signo –intuyo- a medio camino entre el nerviosismo y la concentración en lo que lee e improvisa. Pero siempre sonríe. Ya se sabe: “una sonrisa es el camino más cercano entre dos personas”. Se lo dijo el actor Pepe Viyuela, a Pepa Fernández en RNE, y me he apropiado de la frase. Pero, en el fondo, la cuestión que sobrevuela, es la inoportunidad de añadir imágenes a un medio que, en su esencia, no las necesita.

Alma de clown
Voy a seguir compartiendo mis cenas familiares con Juan Luis Cano, a quien sigo admirando por muchas razones: por su profesionalidad, por su ideario humorístico (tan cercano al mío), por su bagaje cultural, por su capacidad para bucear (en todos los sentidos) en las vidas ajenas con naturalidad y eficacia, pero sobre todo por su bonhomía, cercanía y humildad. En estos tiempos que corren, los sucedáneos no gustan. Y Juan Luis Cano gusta porque uno de sus principales valores, si no el que más, es la autenticidad. ¡Y la radio no engaña!

jueves, 14 de mayo de 2015

La radio en la encrucijada de su propio futuro (y IV)

El oyente manda

Mientras que Javier Sánchez está en el uso de la palabra, permanecen sentados, de izquierda a derecha, Xavi Redón (Telecom), Enrique Sánchez (Cope), Adolfo Muñoz (RTVE, moderador), Mathias Coinchon (UER), Chema García Lastra (AERO) y José Antonio Ces (Telefónica)




Continúa…

AERO ante los ingenieros de Telecomunicaciones

Y en medio de una exposición tecnológica en torno a los formatos del futuro y las directivas de la Comisión Europea, el moderador, Adolfo Muñoz, le dio paso a Chema García Lastra reconociendo que desconocía la existencia de una asociación que reuniera a los operadores de radio online en España. El descubrimiento lo hizo, casi, esa misma mañana. El comienzo del vicepresidente de AERO no pudo estar mejor: “yo no he venido a hablar de mi libro”, entendiendo “mi libro” (en alusión a una intervención histórica del escritor Francisco Umbral en televisión), como la radio online, frente a la radio tradicional, mayoritariamente representada en aquella Jornada de la AEIT. Chema se manifestó absolutamente integrador y defensor de todo tipo de radios.

La radio online se presentó
ante los ingenieros de
Telecomunicaciones de Madrid
En un contexto analógico prevaleciente, la intervención de García Lastra se hacía una ‘rara avis’. Comenzó su intervención estableciendo la necesidad, ante el nuevo panorama, de redefinir el término ‘Radio’, en el siglo XXI. La definición no puede seguir siendo fiel a la del siglo pasado –vino a decir-. “Las circunstancias han cambiado” –sentenció-. Y tras una breve introducción histórica, que nadie había previsto, y que sirvió para contextualizar, comentó que mientras que la audiencia de radio online está creciendo a un ritmo verdaderamente alto, la inversión publicitaria no responde al mismo patrón en su trasvase analógico-digital. ¿Qué hay que hacer para que la radio del siglo XXI perciba la inversión proporcional a su volumen de oyentes –se preguntó-? Y planteó las tres soluciones: “Tiene que ser social, local y móvil”, afirmó. Y aportó algunos datos, como por ejemplo que España, junto con Reino Unido, está a la cabeza de penetración de smartphones, un 51 por ciento de la población dispone de él, lo que hace un número de 18 millones de unidades. Un dato que nos sitúa por encima de Estados Unidos y de Japón (según ComsCore). 

En España, prosiguió García Lastra, “un 71 por ciento de los poseedores de Smartphones se descargan habitualmente Apps. y el 95 por ciento de los usuarios busca información sobre su entorno a través de sus dispositivos móviles”.  Es más, “el 90 por ciento de los usuarios actúa o compra en las 24 horas posteriores a la búsqueda”. Estos datos le llevaron a afirmar que la publicidad de la nueva radio tiene que aprovechar la proximidad física al oyente y ofertarle aquello que tiene más cerca de él (ofertas del supermercado de la esquina, ofertas de droguería y belleza, del gimnasio de su barrio, etc.).


La radio en FM es un valor añadido para
los smarphones que comercializa Telefónica
Quien manda ahora, en la radio del siglo XXI es el oyente

Para terminar, Chema García Lastra apuntó que en otros tiempos se pensaba que el verdadero “Rey” del éxito de la actividad radiofónica estaba en ‘el contenido’. Sin embargo, las circunstancias han cambiado y ahora el verdadero dueño de la situación es el oyente. Éste es el que establece las pautas y quiere escuchar la radio que realmente le gusta, independientemente, tal vez, de las marcas, eligiendo de aquí y de allá pero, eso siempre, adecuándose a sus gustos personales. El vicepresidente de AERO concluyó que, ante este nuevo entorno, la redefinición del término radio, más acorde con los tiempos, debería ser: "Radio es hoy un producto multimedia, basado fundamentalmente en el audio, que tiene un empaquetado lógico, y que se distribuye por cualquier canal, y se recibe en cualquier dispositivo”.

Por último, José Antonio Ces, director de marketing de empresas en Telefónica, reconoció que la radio sigue siendo un elemento de valor. “La potencia de mezclar aplicaciones en el smartphone con el concepto de radio broadcast, para segmentar públicos u ofrecer servicios adicionales, es un aspecto a tener muy en cuenta en un futuro próximo. La radio FM en el smartphone aporta un valor añadido”, comentó. De nada sirve entonces la actitud de algunos fabricantes (recordemos que Telefónica no fabrica smartphones, solo los comercializa) que han  decidido suprimir los sintonizadores de FM de sus terminales (Samsung, por ejemplo) con la excusa de que ha percibido que los usuarios de sus terminales se inclinan más por el uso de la red para descargarse diferentes apps de radio. En realidad, lo que están haciendo es apostar por un mayor consumo de datos, lo que revierte directamente en un aumento de sus ingresos de explotación.

Monetizar la radio online es complicado,
pero no imposible, y ya hay casos de éxito
Muchas preguntas, pocas respuestas

La Jornada “La radio en la encrucijada tecnológica” dio mucho de sí. Pero evidenció, una vez más, que muchas de las incógnitas que rodean a la explotación de este medio de comunicación siguen sin despejarse. Una de las claves, insisto, está en los operadores de redes. ¿Realmente habría alguna posibilidad de liberar el consumo de datos de los terminales para la escucha de radio online, como me apuntaba no hace mucho en este blog José Antonio Abellán? ¿Hacer la escucha de radio online en los smartphones gratuita? Me decía Abellán: “los smartphones están capacitados para discriminar el uso y determinar si debe o no haber coste imputado. Y te lo digo porque he hablado con Vodafone, con Movistar y así me lo han asegurado. Y además es un buen negocio para ellos. Porque les interesa tener en la calle muchos terminales, cuantos más mejor. Luego ya se consumirán datos por otro lado. Pero la radio es un buen reclamo, porque es imprescindible”. Habría que regresar al concepto de radio gratuita, como la hemos conocido en España toda la vida.


La monetización de los grandes y los pequeños

Pero, por otra parte, queda el tema de la monetización. Las grandes cadenas analógicas no van a lograr sacar partido de su mismo producto offline por el simple hecho de duplicarlo en online. Este paso significa que duplican también la publicidad que va incorporada a su señal analógica. Pero el drama es que no la cobran ‘aparte’. No pueden discriminar la publicidad que introducen en su emisión online y offline. Deberían apostar claramente por la radio online, produciendo productos específicos que sí puedan comercializar en ese nuevo escenario. Pero entiendo que, ahora mismo, en época de incertidumbres, aunque también de crecimientos de audiencia, tomar esta decisión implica derivar recursos económicos que prefieren dedicar a las cuentas de beneficios.

Radio Gym, ejemplo de especialización en radio online
Por otra parte, los operadores nativos de internet tienen que seguir ofreciendo un buen producto, de nicho, especializado, segmentado, cautivando y fidelizando a su audiencia, cuantificándola y ofreciéndola en catálogos de agencias donde sumen valor al conjunto, en lugar de luchar por sí mismos, individualmente. El dicho “la unión hace la fuerza” hace mucho tiempo que se inventó. Es mejor obtener algo, y compartirlo, que no obtener nada. entre ‘algo’ y ‘nada’ puede situarse la sostenibilidad de un modelo ajustado en costes. 

martes, 12 de mayo de 2015

La radio en la encrucijada de su propio futuro (III)

“Internet, de cuerpo bien y de cara, carísima”

Luis del Amo, director técnico de la SER (Foto Gorka Zumeta)
Continúa…

Hay que entender también el punto de vista del que parten los grandes operadores, y es la pervivencia de su negocio. Ellos no son nativos de internet, tienen unas frecuencias de radio como concesionarios, y un negocio que mantener ante sus accionistas. Para ellos la reducción de costes, ahora mismo, es una absoluta prioridad y la radio online les está costando mucho dinero, porque cuantos más oyentes tienen conectados vía online más pagan a las operadoras de redes.

Por esta misma razón, la prioridad de reducción de costes, el Director técnico de la SER, Luis del Amo, defendió la necesidad de su cadena de prescindir de las costosísimas líneas musicales de antaño, e incluso de las RDSI, y sustituirlas por redes IP. De hecho, hecha la transición correspondiente, la red de emisoras de la cadena de Prisa Radio ya trabaja sobre redes IP. Del Amo explicó, con varios ejemplos, que uno de los principales problemas con los que se enfrentaron fue con elegir el codificador adecuado para eliminar el incómodo retorno con desfases, medidos en valores de milisegundos. Y cuando comentaba esta parte en su presentación yo recordaba el riquísimo catálogo de gazapos surgidos de este problema del retorno, cuando alguien que habla en la radio se escucha a sí mismo con un desfase tal que le resulta imposible articular coherentemente las palabras. Allí estaba, por cierto, entre el público, Ramón Gabilondo, con quien escribí los “Estupidiarios”…

Mesa redonda de expertos en Radio, en la Jornada de la AEIT (Foto Gorka Zumeta)










La FM, “el pan nuestro de cada día

Pero me gustó especialmente una de las diapositivas de Enrique Sánchez, de Cope. Aquélla que mantenía estas correspondencias: “La OM, recibiendo la extremaunción; la FM, el pan nuestro de cada día; DAB (*), el sistema del futuro, ¿y siempre lo será”; internet, de cuerpo bien y de cara… carísima y la TDT, uno más en el hogar”. En tan ocurrentes palabras, se encierran párrafos enteros de reflexiones.

¿Qué vamos a decir a estas alturas de la Ondas Medias? Efectivamente, están recibiendo la extremaunción, porque sus oyentes están desapareciendo. La única solución para revitalizarlas sería digitalizarlas (DRM) y lograr de ellas, con la misma cobertura (altísima, en comparación con la FM), la calidad de sonido de una FM monoaural. ¿Las FM? ¡Claro! Lo que les da de comer a los grandes radiodifusores. El DAB (*) sigue siendo una promesa, un alcanzable, cada vez más cerca, es cierto, si lo medimos en proximidad geográfica donde se está aplicando y ya se ha anunciado el apagón analógico en varios países europeos, pero en España muy lejos de acometerse, y con una penetración ridícula, por no hablar de la programación específica inexistente.

La difusión online incrementa costes de difusión en las grandes cadenas

Internet es un poste más para los radiodifusores tradicionales, pero ¡que les sale carísimo! Porque, como comentaba anteriormente, y en contra de los gastos que les supone un centro emisor (el gasto es el mismo para uno o cien mil oyentes), en internet se paga más cuantos más oyentes se conecten al servidor. Por tanto, se produce una duplicidad en los costes de difusión para las grandes cadenas: que están pagando dos veces por difundir una única señal, analógica (los postes) y digital (servidores).

O sea, aquí, en este escenario de incertidumbres, los únicos que ganan –y mucho- son los operadores de redes, Telefónica con ventaja. Porque se llevan de los radiodifusores, por analógico (líneas musicales, RDSI, trasvase a IP) y se llevan de los oyentes, por sus gastos de datos asociados a su número de terminal.

En la Jornada también participó la directora técnica, anterior directora de sistemas, de Onda Cero Radio, Nuria Domínguez, que participó de inmediato de la misma filosofía que su homólogo de la SER, Luis del Amo en la inspiración que debía impulsar su gestión: el ahorro de costes. “A mí me dijeron cuando llegué: mira esto es lo que hay, y nos resulta carísimo, así que aquí hay que ahorrar costes de redes y líneas”. El camino recorrido por Onda Cero es similar al de la cadena de Prisa Radio: dieron de baja todas las líneas musicales y trabajan ya en entornos IP.


Nuria Domínguez, directora técnica de Onda Cero Radio
Los periodistas, unos torpes con la tecnología

Pero su intervención se tornó desafortunada cuando, desconociendo la composición del público que la escuchaba con atención, integrado por técnicos y también algunos periodistas, hizo estas afirmaciones: “Ahora estamos luchando en la parte de contribución móvil con los reporteros para que abandonen las RDSI y se pasen al IP. Pero encontramos ciertos problemas con reporteros y redactores a la hora de adaptarse de forma amigable a esta nueva tecnología. Solo lo conseguiremos si les ofrecemos un sistema fácil, capaz de grabar un fichero o emitir con solo pulsar un botón”. No parece, la estrategia de sacar los trapos sucios fuera de casa, la mejor opción para ‘hacer amigos’ y mucho menos sacar a relucir presuntas incapacidades o torpezas de los periodistas en su dominio de la tecnología. Me consta que existen colegas en Onda Cero que se manejan con soltura, y eficacia, en la tecnología IP; aunque no niego que otros sean más reticentes al cambio. Como es de lógica suponer, los periodistas que estábamos presentes en la sala aquella mañana éramos, justamente, los más sensibilizados por la tecnología y, en mi caso, además, devoto y ferviente defensor de las nuevas tecnologías, algunas de las cuales (por ejemplo la llegada de los ordenadores a los controles de realización) tuve la suerte de introducir en Radio Madrid FM.


Fernando Almarza, RNE
El silencio de la Comisión Europea: la radio no les interesa

Llegó el turno de Javier Sánchez (RTVE) y explicó cuál es el papel de España en los Foros Internacionales relacionados con la digitalización de la radio en Europa. En un titular: cada país hace y deshace lo que quiere. La Comisión Europea solo ha mostrado interés por el trasvase digital de la televisión, con la TDT. Pero su actitud frente a la radio es diferente, dejando que los estados soberanos tomen sus decisiones. “Dos años después de la publicación de la R138, la Comisión Europea sigue sin interesarse por la radio digital, frente al interés que despierta la migración en televisión. Sería necesario que las emisiones de radiodifusión sonora analógica y digital se reciban en todos los dispositivos audiovisuales” –reconoció Sánchez-. 

El éxito de la DAB+ en Noruega tendrá que
pasar necesariamente porque los Smartphones
se entiendan con los coches
A pesar de esto, a pesar de la sorpresa que manifestaba el responsable de estrategia europea de espectro I+D de RTVE, “en el mundo digital en el que vivimos, en el que nos relacionamos con pantallas táctiles en color, es casi un milagro que la FM siga teniendo la enorme relevancia que tiene”, Javier Sánchez adoptó en su intervención un tono optimista al afirmar que “ahora, el reto es que la radio, entendida como un medio del siglo XXI, tiene que evolucionar pero sin perder su identidad. La ventana de oportunidad sigue abierta para la radio digital”. Sánchez, entusiasta en su lucha por la digitalización terrestre de la radio, como le definió el moderador de la mesa, Adolfo Muñoz, también de RTVE, defendió en definitiva que la ventana sigue abierta y hay que seguir trabajando, a pesar de todos los reveses e inconvenientes que se van presentando por el camino. Pero está claro que “la armonización europea para el despliegue de la radio digital es absolutamente necesaria”, puntualizó.


Las velocidades de Europa en la carrera digital

El tema europeo no deja de tener su trascendencia en este aspecto de la digitalización de la radio, a pesar de que no disponga de competencias ejecutivas. Si habláramos de ‘apagón’ analógico habría que hablar de “La Europa de las dos, tres, cuatro o cinco velocidades”, tantas como países van estableciendo sus fechas, empezando por Noruega, que lo afrontará en 2017. Está claro que los lobbys de la televisión tienen más poder e influencia que los de la radio. De lo contrario, se hubiera trabajado, por parte de la Comisión Europea, de forma paralela en ambos procesos migratorios hacia lo digital. Pero no ocurre así, y hay que aceptarlo.

España se encuentra ahora mismo lejos de Europa en este sentido. Tras el fiasco de la DAB, nuestro país trabaja ya en la migración a la DAB+ de todos los concesionarios de las primeras licencias de radio digitales. De momento, solo una cadena, Radio María, está emitiendo en tecnología DAB+ y de hecho reparte entre sus oyentes sintonizadores en forma de Virgen María (izquierda), muy curiosos. Es una iniciativa valiente, pero desde luego solitaria.

Esta Jornada está recogida en el Programa “Amigos de Radio Exterior de España”, que dirige y presenta Antonio Buitrago.

Continúa…

viernes, 8 de mayo de 2015

David 0, Goliat 1









Elisa Escobedo, CEO de Audioemotion, y presidenta de AERO, ha tenido la deferencia de enviarme este artículo -en realidad una reflexión por escrito- dedicado a algunos movimientos que está percibiendo en torno a la música en internet, más en concreto en torno al consumo de la música en internet, y del miedo de las grandes discográficas a perder protagonismo -e ingresos- en un nuevo escenario al que desde luego es difícil poner barreras. A pesar de ello, tal y como comenta Elisa, se perciben movimientos -algunos muy tristes, como la desaparición de Grooveshark- que no apuntan, precisamente, por el buen camino. Las opiniones aquí recogidas representan solo a la firmante y de ninguna manera pretende representar con ellas el pensamiento colectivo de AERO. Aplaudo la sinceridad, y la valentía de Elisa Escobedo al pensar en público, y agradezco sobremanera que haya elegido esta 'Tribuna de Invitados' para darla a conocer.

Elisa Escobedo
El día 1 de mayo pasará a la historia como un día triste. Grooveshark desapareció, sin más, y dejó en su rastro un comunicado cuyo contenido rezaba mucho sobre lo que sus fundadores no creían, y daban por bueno aquello que intentaban cambiar.

También supimos que la alemana Simfy cierra operaciones, derivando sus usuarios a Deezer, después de que a principios de este año Warner Music desapareciera de entre sus contenidos, y otras dos discográficas hayan retirado sus licencias a continuación, y después de que Simfy hubiese recibido 23 millones de euros de inversión en dos rondas. Cierra.

Por otra parte el día 3 de mayo supimos que Apple está utilizando sus artes menos nobles presionando a las discográficas para que no renueven sus acuerdos con Spotify y lograr que se queden fuera del partido, pudiendo ofrecer solo y exclusivamente sus servicios bajo modalidad de suscripción, es decir, que los que escuchan música con sistema basado en publicidad desaparezca, y a continuación se adivina que su argumento y presión será la misma con otros de su categoría como Deezer y Rdio. Se dice que Apple está presionando para que tampoco se renueve el acuerdo de Universal Music con Google para YouTube, ofreciéndose incluso a pagar los derechos que YouTube paga actualmente. Por el momento no trasciende la decisión de las discográficas.

Apple da pasos para que su proyecto Beats Music, gane la guerra antes de nacer, previsiblemente el 8 de junio, y después de haber fracasado, al menos aparentemente, en su intento de hacer más barata la cuota de suscripción, que pretendía iniciar en ocho dólares, en lugar de los actuales diez mensuales que cobran a modo estándar estos servicios en USA, a los que finalmente parece que se alineará. El Departamento de Justicia está instalado en las oficinas de Apple en Cupertino con un nueva alerta después del caso de precio de los eBooks.

Mientras tanto Tidal va ganando adeptos a partir de su, al menos teórica, mejor compartición de ingresos derivados a artistas, según ellos, cinco veces superiores a los de Spotify, lo cual parece extraño si además sabemos que Spotify comparte la nada despreciable cifra del 70 por ciento de sus ingresos con las discográficas, y abre la puerta a sospechar cuánto de esto es lo que llega a los artistas y, lo peor, a cuántos artistas se deja fuera de cualquier compartición. 

La música, la radio e internet forman un triángulo 
al que históricamente siempre le ha ido muy bien 
A partir de entonces hay aspectos que considerar, aspectos que demuestran la dimensión del proceso gigante en el que se encuentra el mundo de la música, y ya de paso, el mundo de la radio, históricamente y entre otros, escaparate de la música.

Por más que recapacito, se entiende bien poco que las discográficas no estén por el cambio y adaptación de sus servicios, y que con sus tarifas estén aniquilando el naciente mercado alternativo, pero al parecer como se dice en coloquial “es lo que hay”. Se entiende bien poco también que otros en el entorno de las grades radios pululan entre pasillos intentando ver a quién muestran sus dientes y empuñadura para que caiga fulminado, en lugar de ver cómo adaptarse, aprender y avanzar. 

Se entiende aún menos que no se comprenda que los músicos tienen derecho a compartir sus creaciones o interpretaciones con quienes les dé la gana y que esa supuesta defensa de derechos del siglo XIX ya está del todo obsoleta delante de la realidad: como si ser músico llevara consigo el deber de pertenecer a una entidad que no solo no nos pagará nunca, al menos si no estáis en la cúpula, sino que además no hará que suene nuestra música.

El logo de Grooveshark
mudó a negro
Los usuarios y los músicos son inseparables en la medida en la que son dueños de sus propios actos y contenidos, los mal llamados “derechos” bajo el paraguas de esta ley deberían entrar a la mesa quirúrgica de la revisión, una revisión mas allá de la que hacen o en la que influyen los mismos afectados. 

Por último, se suponía que esto de Internet tenía que ver con cooperación, colaboración. A ver si los que se supone que deberían liderar con el ejemplo se apuntan, y esto va por ti Apple, si es cierto el rumor, y también por otros muchos que día a día evocáis una ley obsoleta y nada democrática para justificar la barbarie, clara y llanamente, competencia desleal. Sí, la tecnología nos está cambiando a todos, aceptémosla con positivismo e ilusión, y sobre todo hagamos lo necesario, no ya para sobrevivirla, sino para formar parte de la ecuación que definirá el futuro. Internet somos todos, seamos hoy música, y también y especialmente, seamos oyentes y usuarios, que es de lo que va esto en definitiva. ¡Hala! ¡A disfrutar de más música de la que nos han permitido disfrutar jamás!

Ahora parece que estamos en un resultado David 0, Goliat 1. Cambiará.

jueves, 7 de mayo de 2015

La radio en la encrucijada de su propio futuro (II)

Llega la ‘Radio híbrida’

Fernando Berlín preparando su intervención
en la Jornada de la IAB dedicada a la radio online
Continúa…

La Resistencia” se presentó en IAB

Aquella mañana también los asistentes a la Jornada de IAB, en su mayoría comerciales y profesionales del Marketing tuvieron la oportunidad de conocer a Fernando Berlín, quien explicó su proyecto de “La Cafetera”, del que –casualidad- hablé en este blog la semana pasada. Un periodista, desde su casa, es capaz de crear una comunidad de oyentes/followers (“La Resistencia”) que siguen cada mañana, de lunes a viernes, de 8:30 a 9:00 horas, su repaso a los periódicos, hecho “en pijama”, que es tendencia en Twitter, día sí y otro también. Las caras, de sorpresa, se repartían por toda la sala. Mientras que la SER no es capaz de rentabilizar sus audios en el escenario online, Fernando no sabe qué va a hacer en el futuro con “La Cafetera”, con la que ha creado una comunidad de miles de oyentes. La reacción fácil de los grandes sería tal vez comprarla, pero así creo que llegaría a desnaturalizarse el producto.

Continuando con el hilo conductor de AERO y sus comparecencias públicas, el pasado 29 de abril, en el edificio de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunidad de Madrid (AEIT) organizó otra jornada dedicada a la radio, que bautizó como “La radio en la encrucijada tecnológica”. Y en este marco, AERO volvió a participar con sus ideas y reflexiones, en este caso a través de su vicepresidente Chema García Lastra.

¿Qué radios conectamos en los coches? ¿Sistemas para
entenderse con el smartphone? ¿Con FM, DAB+, Apps?
Lógicamente, a los Telecos les preocupa la tecnología del futuro. De ahí esta Jornada para tratar de responder a las múltiples dudas que rodean tanto a la producción, la difusión como la recepción de radio. Debo reconocer que no entendí aquellas ponencias que ponían el acento sobre todo en los protocolos y normas técnicas, por cuanto no soy ingeniero sino periodista. Pero en la mañana de ese miércoles hubo datos muy interesantes para compartir y sobre los que reflexionar.


“El fracaso de la digitalización de la radio en España”

Isaac Moreno, presidente de la Delegación de la AEIT en Madrid, dio la bienvenida a los participantes y destacó que el medio apenas ha sufrido cambios en las últimas décadas, más allá de la irrupción de la estereofonía y el RDS. Yo me permitiría añadir que la llegada de las líneas RDSI supuso otra pequeña revolución en la radio de los 90, por cuanto terminaban con la precariedad del sonido de exteriores, mejorándolo sustancialmente. Moreno empezó criticando –como no podía ser de otra forma- el proceso de digitalización de la radio, calificándolo “de fracaso o parón ante el descenso en la cobertura y la nula audiencia debido a un modelo perverso de explotación tanto en España como en el resto de los veintiún países que adoptaron la norma DAB. Incluso, EE.UU. con la HD Radio también está experimentando una muy suave transición entre el mundo analógico y digital”. Nada que añadir a las palabras de Isaac que todo profesional de la radio en España que ha sufrido este escenario, no haya vivido.

José Marino, representante de la Administración
Me quedé con ganas de refrescar ante el representante del Ministerio de Industria, José Marino, que realizó una pobre intervención y se superó, a peor, en el turno de preguntas, la historia de la DAB en España, que tanto conozco, por ser actor en la misma. Si antes Isaac Moreno utilizaba el término “perverso” para referirse al modelo, el mismo adjetivo podría aplicarse en este caso al interés desmedido del Gobierno de Aznar por impulsar, en solitario, el proyecto DAB en nuestro país e involucrar a todos los operadores en el viaje, para lograr unos resultados paupérrimos. Que se hubieran quedado ahí, pero todavía siguen suponiendo gastos para las empresas concesionarias que emiten en DAB, para que nadie escuche sus emisiones digitales. ¡Surrealista, señores! 


Un ‘sopapo’ a la radio online

A Fernando Almarza, responsable de coordinación técnica de RNE, le correspondió arrear un sopapo a la radio online. Sopapo, por otra parte, muy pegado a la realidad de los números. Pero sopapo, al fin y al cabo. Cuando apuntó a  las desventajas de la radio sobre datos móviles, estableció que escuchar la radio online en un Smartphone, por ejemplo, supone al usuario un consumo de 21,6 MB por hora. Y añadió: “escuchar una hora diaria en streaming costaría unos 15 euros al mes partiendo de la tarifa más barata en los operadores móviles. Algo difícilmente sostenible cuando se accede a la radio en movilidad”. Un dato concluyente. Más tarde, Javier Sánchez, también de RTVE, y viejo conocido de este blog, añadió que la radio a través de internet “cuesta dinero, lo que excluye a una parte de la sociedad que no puede pagar esas cantidades”. Si la radio ha sido gratuita toda la vida en España (aunque haya modelos de radio de pago con éxito, en EE.UU., por ejemplo), el modelo de radio online ha llegado para cambiarlo, a peor! Las tarifas planas de datos, que oscilan en torno al giga o dos gigas al mes, terminarían por agotarse ante una escucha constante de radio. De hecho, José Antonio Abellán me reconocía que la audiencia de su Radio 4G.com, descendía en torno al día 18 ó 19 de cada mes porque se consumían todos los datos de sus oyentes, principalmente jóvenes.

Intervención de Javier Sánchez
Aparte de este dato, hay otro, igual de contundente. Y es el tema de la batería. Con una escucha de radio continuada a través de un Smartphone, la batería dura siete veces más escuchándola a través de FM, que a través de la red (datos).  La recepción de datos consume mucha más batería, con lo que se acorta la vida de una carga.


La red IP no está pensada para difundir radio

La red IP establecida en nuestras ciudades no está pensada, dicen los ingenieros, para la transmisión de radio. Su finalidad es soportar servicios de telefonía y datos, por tanto mucho más amplia que la sola distribución de audio. Pero las tendencias que observamos en consumos de radio online, y el crecimiento que están registrando de la audiencia diferentes estudios (AIMC, IAB, etc.), apuntan hacia un crecimiento, también, de este consumo en movilidad, aunque predomine el consumo en los hogares y el lugar de trabajo, gracias al wifi de las redes fijas.

Lo que más se defendió en aquella Jornada organizada por los ingenieros de telecomunicaciones fue la llamada “radio híbrida”, que pasa por combinar los beneficios del broadcast (emisión por aire) y el broadband (emisión por la red), “logrando menores costes para usuario y la posibilidad de contar con la interactividad y medición de audiencias que aporta Internet. Debemos admitir la penetración de Internet, sin renunciar al gran activo de la radiodifusión convencional”, señaló Fernando Almarza, y apoyó luego el subdirector técnico de Cope, Enrique Sánchez, que presentó la experiencia de su compañía en este sentido.


¿Qué es la radio híbrida?

Es la conjunción de la radio hertziana (FM & DAB) e internet. La radio por aire aporta el audio primario y la identificación de la emisión. Internet aporta imágenes, datos, interactividad y el audio secundario. Uno enchufa un receptor de radio híbrida y lo primero que suena es la radio hertziana. Pero si llega con interferencias, la misma tecnología del aparato conmuta a la señal online. El gasto de datos es mucho menor con esta tecnología. El Consorcio que se ocupa de extender la radio híbrida por Europa es Radio DNS. ¿Cómo se traslada la radio híbrida a los smartphones? Mediante una App. pero es imprescindible, por lógica, que el terminal disponga de sintonizador de FM.


Continúa…