viernes, 28 de noviembre de 2014

La radio online, radio generacional

Los jóvenes que en 1993 tenían dieciocho años, hoy están al borde de la cuarentena. Entonces eran oyentes de “Los 40 principales” y se acercaron tímidamente a la Cadena SER a través del deporte de “Carrusel Deportivo”, entonces con Paco –“Paquito”- González a la cabeza, y aquel “El Larguero”, que despuntaba, fresco y vigoroso, con un José Ramón de la Morena que había desbancado a José María García, el ‘Rey de las Ondas’. La SER estaba fuerte, pero había recibido un duro mazazo con la incursión de una Antena 3 Radio que demostró que la radio de Prisa no era imbatible.

El primero, de pie, José María García, perdió
su liderazgo por José Ramón de la Morena
 
Como he contado en las entradas anteriores, la Cadena SER, a comienzos de los 90, reorientó y reforzó su presencia en la banda de frecuencia modulada, tras la fusión (o más bien absorción) con la cadena del Conde de Godó. Ya disponía de algunas emisoras en FM que correspondían con nuevas concesiones, pero las grandes capitales solo contaban con potentes y costosos postes emisores de onda media, que languidecían de oyentes, atraídos éstos por la banda de frecuencia modulada y su variada oferta, que cuadruplicaba a la OM y sonaba tan bien. Todas las OM perdían oyentes, pero el caso de Radio Barcelona era el más llamativo y sangrante, y urgente de resolver.

Aquel movimiento nacido a partir de 1993, con las “Doses”, que luego se transformaron en las nuevas FM de las emisoras de la SER, que gozaban del privilegio de apellidarse como las ciudades a las que servían (Radio Valladolid, Radio Murcia, Radio Sevilla, etc.) resultó proverbial. Sin él, a buen seguro, la cadena radiofónica de Prisa no se situaría, hoy, a las puertas de 2015, en el liderazgo de la radio española.

Una visión forzada por la realidad, adelantada en el escenario catalán (barcelonés para más detalle), surgida en un contexto favorable como fue la absorción de las emisoras de Antena 3 Radio, favoreció la toma de decisión más inteligente que podía adoptar la SER de cara a su futuro. A esto se sumó una también inteligente política de alianzas con pequeños empresarios locales de radio, que se sumaron a la SER, a través de las fórmulas jurídicas de la ‘emisora asociada’ o ‘emisora afiliada’ (mayor o menor grado de vinculación) que lideró mi siempre admirado Sergio González Otal, responsable de la expansión.

Sergio González Otal, director de
Expansión de la SER durante décadas,
la hizo muy grande y poderosa
Los colores de la SER atraían tanto que emisoras locales, situadas ideológicamente en la acera contraria a la de Gran Vía 32, prefirieron traicionar sus postulados para arrimarse a la cadena de Prisa.  Por eso, la labor desarrollada desde la dirección de expansión, que aunaba intereses tan variopintos, merecía mi admiración. Pero es que, no puede obviarse, que la SER era la SER, y que su proyecto intelectual aglutinaba miles de almas, convencidas y orgullosas de su pertenencia a esta casa que, ante todo, ideologías al margen, era RADIO. Por eso, me ha dolido especialmente, que Iñaki Gabilondo, uno de mis maestros, reconozca ante “El Extrarradio”, que ese sentimiento de casta se ha perdido con la crisis. Qué noticia más triste y desde luego menos sorprendente.

Si la expansión de la SER se movía en esas coordenadas a principios de los 90, con la irrupción de las ‘Doses’ y lo que supusieron, no hay que olvidar que entre los objetivos prioritarios establecidos estaba el de atraer oyentes de la banda de FM, ahora que jugaban en la misma liga. Y ocurrió así. La SER logró rejuvenecer, sobre todo gracias al deporte y, en menor medida, a la creatividad y al desparpajo de Javier Sardá en ‘La Ventana, el perfil de sus oyentes, cosa que ansiaban también la Cope y sobre todo RNE, pero no consiguieron.

¡Cuánto han cambiado las cosas! A las puertas del siglo XXI, tanto RNE como la SER disfrutarían apagando una gran parte de sus postes de Onda Media (¡no todos!) para ahorrarse gastos ante la enorme subida del ‘precio del oyente OM’. RNE ya comenzó la carrera cargándose Radio Exterior de España en Onda Corta, aunque su nuevo presidente, como hemos visto, ha confirmado la marcha atrás. La cadena radiofónica de Prisa también está intentando deshacerse de algunas emisoras deficitarias, vendiéndoselas ‘al enemigo’, y entre ellas, en el catálogo, se incluyen algunas de OM, pero los compradores, que no son tontos, saben del gasto que suponen y lo poco que aportan hoy en día, si no se acomete la urgente e imprescindible digitalización (DRM) que las resucitará algún día... pero hoy por hoy…

Paco González y Pepe Domingo Castaño, aquí en su
última etapa en la SER, rejuvenecieron el perfil del
oyente y atrajeron a jóvenes a la radio generalista.
Es un gran activo que siguen explotando en Cope
La carrera de expansión de la radio española, a estas alturas, y hablamos no ya del corto plazo, sino del medio y del largo, ya no se juega en analógico, sino en digital. El proceso que se sigue con la radio online sí es un proceso irreversible. Basta mirar a nuestro alrededor para darse cuenta, sin necesidad de profundos estudios sociológicos, de que la radio online es una radio de marcado signo generacional. Los jóvenes de hoy en día, y no hablo de los de espíritu joven, entre los que puedo incluirme, sino de los cronológicamente jóvenes de verdad, de los nativos de internet, no saben qué es un transistor a pilas. No entienden cómo podíamos perder el tiempo zapeando por la banda de FM en busca de nuestra emisora, cuando a través del ordenador, o del Smartphone, se puede acceder directamente a ella con solo un clic. No hace mucho me contaron que en una Facultad de Comunicación española, de prestigio, se encargó un trabajo a los estudiantes que consistía en navegar por la banda de FM e ir identificando las emisoras y sus diales. Y los alumnos plantearon cuestiones tan peregrinas como que dónde se compraban los receptores o “cómo se hacía eso”.

Esta nueva generación, si accede a la radio, lo hará a través del entorno digital. Insisto, si accede a la radio. Yo confío en que lo haga, siquiera porque los que somos amantes convencidos de las bondades de la radio como medio hemos tratado de inculcar a nuestros hijos el mismo amor por ella. Y, como nosotros, en aquellos momentos en que eran oyentes cautivos (principalmente en los viajes largos en coche) disfrutaron de las historias que les contaron en la radio, e imaginaron y sonrieron, y se informaron, con ella.

Las consolas rivalizan con los smartphones, que ya
ofrecen las mismas prestaciones que aquéllas. ¿Dónde
quedará aquí la radio? El smartphone la incluye. 
Pero, lo preocupante, es que la sienten lejana. Incluso antigua. Ciertamente, puedo coincidir en la elección de este último adjetivo, si atendemos a la evolución que ha seguido el medio en los últimos veinte o veinticinco años en España. El resultado, siendo objetivos, es descorazonador. Se sigue haciendo la misma radio que en 1988 u 89, básicamente. No voy a insistir en una cuestión que ya he analizado, y comentado, en otros post, pero que ha llegado a forjar una imagen negativa del medio ante las nuevas generaciones que cuentan con otros elementos de dispersión, y de ocupación de su tiempo de ocio, que van desde la consola, hasta el Smartphone, pasando por el ordenador o la PSP o la Nintendo. ¿Dónde queda la radio en este catálogo de recursos para ocupar el tiempo libre? La radio tendría que pensárselo.

No es de extrañar, por tanto, que, como otras muchas voces, mi admirada Ángeles Afuera, la jefa de Documentación de la Cadena SER, me reconociera en este mismo blog que “el reto de la radio es interesar a las nuevas generaciones”. ¡Claro! Igual que la llegada de la FM musical hizo agotar todos los stoks de sintonizadores de radio (tanto de grandes como de pequeños aparatos) en los 70 y 80, hoy, en 2015, deberíamos ir pensando en qué es lo que realmente les atrae a las nuevas generaciones como para que se acerquen a la radio sin prejuicios y se paren a escucharla con devoción.

La Radio, a través de sus operadores, debería promover la presencia del medio en colegios e institutos, a través de talleres, para garantizar los oyentes del futuro. 


No es fácil el reto. Tampoco imposible. Los oyentes de la OM van desapareciendo, y algún día esta banda quedará desierta y desamparada (si no la digitalizan). La FM no. Todavía está robusta. Pero, irremediablemente, cuando la radio online despegue definitivamente en los coches, y las empresas de telecomunicaciones de transporte de datos garanticen la cobertura y un gasto razonable (la radio online camina hacia la gratuidad, dicen, ¡ojalá!), la FM irá apagándose, pero creo que coexistirá todavía muchos años. La puntilla a la FM se la están dando ya los grandes fabricantes de tecnología: muchos smartphones se venden ya sin sintonizador de FM. Quedan por tanto a expensas de la radio online. Y la verdad es que la radio se sigue escuchando en estos nuevos ‘transistores digitales’.

Matías Prats, padre e hijo
Yo, por mi parte, seguiré con mi labor pedagógica con mis hijos en pro de la radio y de sus contenidos, intentando demostrarles que la radio, pase el tiempo que sea, renueve o no sus formatos, sigue pegada a la vida, a lo que ocurre en nuestro barrio, ciudad, país o planeta, a las pequeñas y a las grandes cosas, extendiendo su manto de sonidos en nuestro imaginario colectivo y personal, lo que la sigue haciendo imbatible en el catálogo de medios. La radio ha demostrado que su mímesis le ha llevado a adaptarse al entorno digital como un guante. Ahora, lo que hace falta es que los oyentes naturales de ese entorno la acepten como suya. La radio se lo tiene que currar. 

martes, 25 de noviembre de 2014

Historia de Radio Madrid 2 (y III)

Grandes nombres para una buena historia

Continúa...

El 18 de enero de 1993 Radio Madrid 2 inició sus emisiones con tres programas propios: “Esto es vida”, un magacine matinal, emitido en la desconexión local de 12:20 a 14:00 horas, conducido por Rosa López y José Ángel Fuentes, hoy día la voz corporativa de Telecinco; “Madrid todo lo cura”, un programa cultural y de ocio centrado en la enorme oferta madrileña, que presentaba yo, de 19:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes, junto con Olga Hernángomez, hoy una de las voces en off más prestigiosas del mundo del documental en España y “La Gran Evasión”, con Carlos Viaga, periodista y actor, destinado al fin de semana. He de recordar que los títulos fueron producto de la imaginación de Ramón Gabilondo que, como en otras ocasiones, acertó de pleno.

Fotografía realizada en la redacción de Radio Madrid 2, 
en torno a 1997, con José Antonio Páramo, Gema Muñoz, 
Silvia Asiain, Inmaculada López, Cristina Lasvignes,
José Luis Arriaza y servidor.
Las emisiones ya empezaron siendo en autocontrol, y no teníamos locutorio. Solo una mesita, modelo señorita Pepis, para sentar a nuestros invitados, que alucinaban con el mobiliario que tenían ante sus ojos. Pese a todo, la pasión y la ilusión podían sobre todos los problemas.

En la temporada siguiente, la 94-95, cambian muchas cosas, porque Radio Madrid absorbe a parte del personal de Antena 3 Radio que se incorpora a la redacción. En el caso de Radio Madrid 2, el personal se reorganiza de la siguiente manera:

El equipo de “Esto es vida” desaparece y se sustituye por “Hola Madrid’, con idéntica inspiración, pero conducido por una de las voces más populares de la radio española: José Luis Arriaza, a quien acompañaron en la redacción y producción Sonia Got, Emilio Escribano y Gema Muñoz.

Toni Garrido
Nace, como programa regional, “El Foro”, que presentaba en Radio Madrid OM, el periodista Carmelo Encinas y que gracias a la suma de las seis emisoras del recién nacido Circuito Regional de Madrid (Ser Henares, Ser Madrid Norte, Ser Madrid Sur, Ser Móstoles y Radio Aranjuez) alcanzó una mayor repercusión y mejor posicionamiento en la Comunidad de Madrid. Se emitía de 19:00 a 20:00 horas, en directo.

Mi programa, ‘Madrid todo lo cura’ se trasladó de hora y recortó su tiempo. Tras el informativo ‘Hora 20’ de la cadena, lo poníamos en marcha de 20:30 a 21:00 horas. Me acompañaba Inmaculada López.

Fotografía realizada en el control de sonido de Radio
Madrid 2, en 1994, con Javier Astasio, Sonia Got,
 Antonio Bravo e Inmaculada López
Por último, a “La Gran Evasión” se incorporan Mariló Maldonado, procedente de Cadena Dial, y hoy una de las presentadoras estrella de Canal Sur Radio y Mara Torres, presentadora de ‘La 2 Noticias’ en TVE. Un lujo para las mañanas de los sábados. “La Gran Evasión” incluye, en su parte final, un programa sobre informática, “Don Ratón”, muy divulgativo, con Javier Renes al comienzo, como asesor, y José Antonio Gelado, el primer podcaster en español,  en su última etapa.

Y aquí se produjo otro salto cualitativo: los domingos, de 11:00 a 14:30 horas, comenzó a emitirse, para todo el Circuito Regional de Madrid, el “Carrusel Deportivo Madrid”, con los equipos de segunda y tercera de la comunidad. Esta primera temporada estuvo presentado por el periodista Javier Lalaguna, de la redacción de deportes de la SER, y José Ángel Fuentes como animador y voz publicitaria.

Javier Lalaguna
Si hasta la temporada pasada tuvimos que trabajar en autocontrol, en ésta se incorpora Flores Juárez -hoy' Tano' Juárez, realizador de series de televisión de éxito como 'Hospital Central'- como técnico de emisiones, para encargarse de la realización de “Hola Madrid” y de “La Gran Evasión”. Y Paco Quiroga para ocuparse del complejo “Carrusel Deportivo Madrid” que, poco a poco, fue sustituyendo el recurrente teléfono, por líneas y RDSI’s.

En la temporada siguiente, 95-96 hubo un cambio significativo y una incorporación: José Luis Arriaza asumía la animación del “Carrusel Deportivo Madrid” y entraba Nacho León, procedente de Sinfo Radio, el segundo técnico, para ocuparse de la realización del programa “Hola Madrid”. Llegaban Cristina Lasvignes, envuelta en borbotones de energía positiva y Alberto Granados, productor, reportero y todoterreno, al 'Hola Madrid'.

Mariló Maldonado,
hoy en Canal Sur Radio
La temporada siguiente, 96-97 fue cuando Radio Madrid 2 cambió su indicativo por el de Radio Madrid FM. Mariló Maldonado abandonó “La Gran Evasión”, que asumió Toni Garrido por una temporada, hasta que lo asumió Rosa Márquez (1997-2002), siempre con Mara Torres en la producción. La última presentadora, antes de la desaparición del programa, fue Paloma Delgado (2002-2003), con Rebeca López Tabera en la producción.

Flores -Tano- Juárez,
 realizador de 'Hospital
Central'
Con la llegada de la Temporada 2003-2004, bajo la dirección en la SER de Antonio García Ferreras, se unifica el fin de semana. Se suprimen “La Gran Evasión” y “Don Ratón”, de FM y “Por fin Madrid” de OM. De la Onda Media salieron el hoy desaparecido José Luis Velasco y Margit Martín. Toni Garrido asume el nuevo programa unificado, bajo el título de “Gran Vía”, un viejo título rescatado de la historia de Radio Madrid.

Los cambios no dejaron de producirse. En la temporada siguiente, 2004-2005, se suprime el “Carrusel Deportivo Madrid” que en su última etapa presentó el periodista deportivo Manu Martín, junto con José Luis Arriaza. Once años después de su nacimiento, Radio Madrid FM solo cuenta con un programa propio, “Hola Madrid”, que presentaba José Luis Arriaza, junto con Ana de Toro, Margit Martín e Inmaculada López. Tras el verano se incorporó a este programa Puri Beltrán.

Mara Torres
Finalmente, en la temporada 2006-2007 Radio Madrid FM, trece años después de su nacimiento, desaparece como tal emisora con programación propia, para unificarse totalmente con Radio Madrid. El programa “Hoy por Hoy Madrid” pasa a dirigirlo Toni Garrido, en lo que se entiende una gran apuesta de la SER por este programa, y profesional. Sale del “Hoy por Hoy MadridGoyo González, al que se encuentra acomodo en “El Club de las 7”, un programa vespertino, facultativo para las emisoras que no tenían capacidad de realizar un programa propio.

José Luis Arriaza fue el profesional que
mayor recorrido tuvo en Radio Madrid 2
y luego en Radio Madrid FM
Aquí se cerró la etapa de Radio Madrid 2 y Radio Madrid FM. Fueron trece años de formación continua, protagonizada por estos enormes compañeros que he citado, que se fueron dejando jirones de profesionalidad y entusiasmo por poner en marcha aquel proyecto que fue creciendo como una bola de nieve: Mariló Maldonado, Mara Torres, Toni Garrido, Rosa Márquez, Flores Juárez, José Luis Arriaza, Javier Lalaguna, Rosa López, Olga Hernángomez, Alberto Granados, Manu Martín, Rosa Márquez, Carlos Viaga, Paco Quiroga, Sonia Got, Emilio Escribano, Inmaculada López, Ana de Toro, Margit Martín, Javier Renes, José Antonio Gelado, José Ángel Fuentes, Cristina Lasvignes, Gema Muñoz, y tantos otros que pasaron, como colaboradores, por aquel estudio de Gran Vía 32, y por la terraza de la SER, desde la que hacíamos el programa, porque no teníamos locutorio.

Cristina Lasvignes
Radio Madrid 2, luego Radio Madrid FM, fue grande gracias a todos estos nombres. Y por supuesto, muy necio sería no reconocerlo, a la fuerza de la SER que, poco a poco, fue ganándose a los oyentes de la frecuencia modulada y a aquellos que optaron por abandonar la onda media para pasarse a la FM. Sobre todo los programas deportivos. El deporte es el contenido que ha enganchado mejor con la población más joven: “Carrusel Deportivo” (y su versión “Carrusel Deportivo Madrid”) y “El Larguero” de José Ramón de la Morena, lograron rejuvenecer su target de audiencia.
Personalmente siento por esta etapa al frente de Radio Madrid FM un gran afecto. No solo por los éxitos que fuimos logrando y que iba corroborando, oleada tras oleada, el EGM, sino también por la Escuela de profesionales que fuimos forjando. Hoy, todos esos nombres ocupan puestos de enorme responsabilidad en el sector. Pero me cabe la satisfacción de haber compartido con ellos sus comienzos y haber aprendido, todos juntos, a poner un camino en marcha. Con orgullo, puedo afirmar que todos, hoy en día, son mis amigos. Y éste es el mejor regalo que podía llevarme de Radio Madrid FM. ¡Gracias, queridos!

jueves, 20 de noviembre de 2014

Historia de Radio Madrid 2 (II)

Grandes nombres para una buena historia

Continúa...

En el caso de Madrid, el entonces director de programas y operaciones, Ramón Gabilondo, me encargó coordinar aquella gesta: poner en marcha la programación de Radio Madrid 2, de lunes a domingo, y utilizar los mismos tiempos de las desconexiones de la cadena para encajar nuestra parrilla local.

La SER no ha perdido el color amarillo corporativo,
pero sí ha modernizado y estilizado su logo
Desde el minuto uno, adopté la filosofía que me transmitió Ramón: “tú ahora eres una emisora local que depende de la cadena, como Valencia o Albacete; solo que estás en Madrid”. De hecho, nuestro estudio estaba situado al fondo del pasillo, con unas vistas privilegiadas, dicho sea de paso, sobre el Madrid castizo de la Gran Vía. Actuábamos como una ‘república independiente’, porque éste fue el mandato que nos dieron. No obviaré que este comportamiento provocó suspicacias entre algunos departamentos de la casa, acostumbrados a ejercer su control en diferentes áreas, como la técnica, por ejemplo. Pero yo, fiel al mandato, añadí además mi condición de periodista procedente de una emisora de radio local (Radio San Sebastián), con lo que no hacía mucha falta instruirme en el papel de una emisora ‘dependiente de Madrid’. Esta situación nos trajo problemas, como luego veremos.

La escasez de recursos con los que partimos era tal que no teníamos locutorio, ni tampoco técnicos adscritos a la emisora. Nuestro vecino de al lado era uno de los estudios de producción de la SER. En la Temporada 94-95, gracias a la mediación de mi entonces jefe Ventura García, conseguimos hacer una obra en el estudio de producción para incorporar un locutorio minimalista y quedarnos nosotros con su locutorio, que yo me encargué de amueblar con un cómodo sillón modulable marrón, procedente de una sala de espera que habían desmontado. Ante la necesidad, se me ocurrió una idea para suplir la carencia del locutorio, y fue realizar el programa desde la terraza de la SER, que distaba del control de sonido unos 25 ó 30 metros. Tiramos un par de cables (la emisión y las órdenes) y, sin verse José Luis Arriaza con el técnico, aquello salió como pudo. Bien mirado, con perspectiva, aquello fue un exceso. Pero lo pasamos tan bien (¡y con tanto calor!).

Vista desde la terraza de Radio Madrid (SER),
sin duda privilegiada
En esa misma temporada, Radio Madrid FM tuvo capacidad para fichar a un técnico, y llegó Flores Juárez, un joven lleno de ilusiones que se integró de inmediato en el equipo, y que hoy es Tano Juárez, realizador de televisión, de series tan importantes como “Hospital Central”. Recuerdo que su llegada nos dio un gran respiro, porque hasta entonces habíamos trabajado en ‘autocontrol’. Conste que me desenvolvía con soltura, y hasta con placer, porque el control absoluto de regletas y faders me parece, si te gusta y cuentas con un poco de habilidad, la mejor manera de cuidar tu producto. Aún hoy sigo sintiendo por la realización radiofónica una atracción tal que no puedo reprimir mi natural tendencia a toquetear una mesa de sonido…

De hecho, nuestro carácter de ‘emisora independiente’, tal y como lo había querido Ramón, nos permitió encargarnos de un proyecto, dentro de la casa, que todavía recuerdan los más viejos del lugar: la puesta en marcha del primer ordenador en el control de sonido. Llegaba con él el software Dalet, de origen francés, y que tantos problemas causó en sus principios. Yo tuve la suerte de formarme, casi de manera autodidacta, con el primer PC de realización de sonido de la Cadena SER. ¡Cuánto ha llovido desde entonces!

Recuerdo cómo los técnicos de control de la cadena se acercaban, entre curiosos y expectantes, a nuestro control para verlo funcionar y comprobar que Flores Juárez y, a partir de la temporada 95-96, Nacho León, lo manejaban con una enorme seguridad. A ellos les quedaba algo más de tiempo para utilizarlo y un curso de capacitación. Luis del Amo, entonces subdirector técnico, bajaba prácticamente cada día para preguntar por la marcha de aquel nuevo ‘juguete’ que había entrado en Radio Madrid y que nosotros estábamos poniendo en marcha, a modo de cobayas. Mientras tanto,  cuando me daba una vuelta por el control de continuidad de la cadena seguía viendo las cartucheras, donde se programaban las sintonías y las cuñas, que ahora nosotros disparábamos con una tecla F, cómodamente, desde el teclado de nuestro ordenador.

Software de origen francés -Dalet- con el
que se trabaja la edición del audio en la SER
Nosotros fuimos quienes, poco a poco, por el uso continuado que hacíamos de él, los que íbamos desgranando sus funciones y puliéndolas, gracias a las continuas visitas de los técnicos del software que nos visitaban periódicamente, procedentes de París. Y he de reconocer que el sistema respondía bastante bien a nuestras necesidades.

No imaginaba yo que nuestra condición de ‘república independiente’ en Gran vía 32 nos iba a traer problemas con muchos departamentos. En la Temporada 95-96, y después de rodarlo un poco, el ordenador cumplió otra función, decisiva en la nueva organización de las emisoras de toda Unión Radio: la automatización del disparo de las emisiones locales. Trataré de explicarme mejor: gracias a la tecnología del sistema Dalet, las desconexiones publicitarias se podían programar automáticamente, de manera que gracias a un impulso inaudible para la antena, se desactivaba la emisión nacional y se activaba la emisión local. Previamente, se habían programado una serie de bloques de audio de duración limitada (uno, tres o cinco minutos) y quedaban alojados en el ordenador, a la espera de recibir el impulso desde Madrid que los activara. El ordenador de cada emisora disparaba su publicidad, sin necesidad de que la mano de un técnico bajara y subiera regletas en la mesa de mezclas. Un auténtico hito.

Pues bien, a Radio Madrid 2 le cortaban sus desconexiones en la antena. Y, como es lógico, me quejé. En un bloque de desconexión de tres minutos, por ejemplo, se dejaba pregrabado el bloque de 180 segundos en el ordenador. Madrid soltaba la desconexión local (a mí me parecía un milagro cada vez que lo veía), se emitía el bloque de cuñas y autopromociones y, al terminar el tiempo, se volvía a reconectar con la señal de Madrid. Pero cortaba el final de las cuñas, justo donde, por lo general, se anunciaba el teléfono del anunciante, lo que provocaba, en los principios, no solo mi enfado, sino el del agente comercial de GDM y, en última instancia, el del cliente que escuchaba su cuña y comprobaba el guillotinado.

Sede de Radio Madrid, cadena SER, en la capital
de España, situada en el número 32 de la Gran Vía
Poco a poco, con Luis del Amo y Arturo de Blas, fuimos ajustando aquellas desconexiones y recuerdo, como si fuera hoy mismo, que lo logramos gracias, como siempre ocurre con la informática, a engañar al sistema incluyendo archivos de audio con ‘silencios’, lo que permitía ajustar los tiempos sin cortes de ninguna clase. Pero el hecho de que Madrid tuviera dentro de sí una emisora, con los mismos problemas que Palencia o Santiago, facilitaron muchísimo las mejoras y los avances. Los errores se percibían en Madrid, los mismos que ocurrían en emisoras.

Al principio de aquella aventura, Radio Madrid 2 carecía de tanta publicidad como para abastecer todas las desconexiones abiertas por la cadena, así que no tuve más remedio que ingeniármelas para rellenarlas de la mejor manera posible, inventándome autopromociones (propias y de la cadena) y otros contenidos, más o menos temporales, como los microespacios “La SER al día” que incluían temas de informática, de consumo (con mi amigo Jesús Soria), música o cine, entre otros asuntos. Tanto gustaron estos microespacios de relleno que, durante un buen tiempo, su emisión se extendió al resto de emisoras de la cadena que los utilizaban para completar sus desconexiones y, en algunos casos, incluso, como contenidos patrocinables por sus clientes, tal fue su éxito. En paralelo, y como comentaba antes, me apliqué en la elaboración, muy cuidada en su realización, de autopromociones de Radio Madrid 2, que intentaban cambiar el estilo imperante en la cadena y renovar un poco formatos y hasta sonidos. Mi condición de ‘emisora independiente’ me permitía estas libertades, aunque, como también decía antes, seguía alimentando las suspicacias en algunos departamentos. Mi buen amigo Claudio Martínez, entonces director de Marketing de la Cadena, hoy ya desaparecido, elogiaba a menudo mis autopromos y me animaba a continuar rompiendo esquemas y actualizando formatos.

Radio Madrid 2 siguió su camino, sumó miles de oyentes, empezó a ser importante para los jefes, que hasta que no creció no nos prestaban atención, y cambió de indicativo por el de Radio Madrid FM. Es curioso. Adoptó la misma identidad que la primitiva emisora de FM de Radio Madrid, la precursora de Los 40 Principales, y que tantas alegrías dio a este grupo de radio. Es cierto que el término numérico ‘2’ podía entenderse como un ‘segundo plato’, con todo el contenido peyorativo que se pretendía evitar con la nueva denominación. Con el nuevo nombre empezó el despegue definitivo. Personalmente, considero la puesta en marcha de Radio Madrid 2 y, posteriormente, Radio Madrid FM, como una de mis etapas profesionales más intensas, felices y prolíficas. Hoy Radio Madrid FM es la emisora más escuchada de España con casi medio millón de oyentes.

Continúa...

martes, 18 de noviembre de 2014

Historia de Radio Madrid 2 (I)

Grandes nombres para una buena historia

El 18 de enero de 1993, como consecuencia de la fusión de dos frecuencias (Radio 80 Serie Oro, procedente del Grupo Antena 3 Radio y Radio Minuto, del Grupo Prisa) queda libre la frecuencia 105.4 de FM, donde decide alojarse Radio Madrid, bajo el primer indicativo de Radio Madrid 2. Siguiendo este modelo, nacieron ‘otras Doses’ en la Cadena SER, distribuidas por toda la geografía nacional.

La otra emisora que surgió, unificada de las anteriores, fue M-80 Radio, que siguió su propio camino, pero ésta es otra historia. Con las frecuencias sobrantes en FM que quedaron libres en Madrid, en Sevilla, en Valencia, en Zaragoza, etc. se decidió programar la cadena convencional, la SER, pero con otro punto de vista. ‘Las Doses’ nacían para cubrir realmente el ámbito local de cada una de las ciudades desde donde se emitía. La cadena, inevitablemente, había terminado por fagocitar la programación local (¡esto ya ocurría a comienzos de los 90!) y esa nueva cadena en FM nacía para devolver su brillo a la programación local de la Cadena SER.
Mientras que la cadena SER difundida a través de la OM tenía una prioridad clara: los intereses de la cadena, y ésta era la que mandaba; en cambio la llegada de las ‘Doses’ permitía ampliar las posibilidades locales, de manera que prevalecían los intereses de las emisoras, frente a los de la cadena. Si Radio Madrid 2 quería emitir un ‘Carrusel Deportivo’ los domingos por la mañana, suprimiendo parte del “A Vivir que son Dos días”, ésta era su oportunidad, siempre y cuando, claro, consiguiera rentabilizar aquella operación. Se entendía que, como la cobertura estaba garantizada a través de la OM, la FM llegaba para ofrecer un contenido alternativo. Y así fue. Como veremos más adelante, Radio Madrid 2, como cabecera del Circuito Regional de Madrid, puso en marcha un ‘Carrusel Deportivo’, a imagen y semejanza de su hermano mayor –entonces con Paco González a la cabeza-.

Imagen del Estudio A-1, el de continuidad, en estos años
Al principio, éstas fueron las directrices. ‘Las Doses’ eran territorio de decisión de los directores de emisoras. En cualquier momento, insisto, siempre y cuando estuviera justificado, y previa petición a Madrid, que se entendía pre-concedida, la programación se alteraba con contenidos locales, en lo que significaba una auténtica apuesta por lo local, la esencia misma de los orígenes de Unión Radio. Con el tiempo, sin embargo, y el trasvase de oyentes de la OM a la FM, y la decadencia mayoritaria de la OM, con excepciones (la propia Radio Madrid OM, sobre todo), la situación cambió radicalmente. Y aquello que se promovió al comienzo de este proyecto –prioridad a las emisoras- pasó a la historia. Todas las emisoras ‘Radio xxxx 2’ cambiaron su indicativo por el de ‘Radio xxxx FM’ y volvieron a engrosar la política programática estratégica de la cadena, en detrimento, una vez más (¿y van cuántas?) de los contenidos locales. Pero aquí estamos avanzando la historia.

El proyecto de ‘Las Doses’ constituyó, en cualquier caso, una aventura apasionante para todos cuantos tuvimos la oportunidad de embarcarnos en ella. A la devolución del peso programático local gracias a estas nuevas emisoras en frecuencia modulada, se sumaron otras intencionalidades: la SER había superado, poco antes, el porrazo de Antena 3 Radio que, con muchos menos medios que el gigante amarillo, consiguió adelantarle y doblegarle en la batalla de las audiencias, increíblemente. La competencia había surgido por tanto en la banda de frecuencia modulada. Es decir, Antena 3 Radio demostró que la nueva FM no solo servía para difundir contenidos musicales, sino también contenidos generalistas. Hasta entonces, la competencia de la SER se encontraba en banda de Onda Media. Ahí estaban alojadas la Cope y RNE. La llegada de ‘Las Doses’ cumple también con esta funcionalidad: estar presentes en la banda de FM para plantar cara a posibles competidores. En Cataluña hacía ya unos años que la competencia se encontraba en la banda de frecuencia modulada, y era Catalunya Radio la que lideraba la batalla. Radio Barcelona OM empezaba su declive. Hacía falta un revulsivo inmediato y ‘Las Doses’ llegaron en su mejor momento.

Sardá consiguió el liderazgo
 para la SER y superó a
Encarna con "La Ventana"
Por si fuera poco, la filosofía de estas nuevas emisoras (‘las Doses’) era captar oyentes jóvenes, rejuvenecer la antena y el perfil general de los oyentes, cosa que, diez años después, logró con creces. ‘Las Doses’, un grupo de emisoras situadas en los principales núcleos urbanos, daban a la Cadena SER prácticamente la mitad de sus oyentes. Los programas que, por aquel entonces, más contribuyeron a rejuvenecer el target de oyentes de la SER fueron: ‘El Larguero’, con José Ramón de la Morena; ‘La Ventana’, con Javier Sardá primero y con Gemma Nierga después y por fin el ‘Carrusel Deportivo’, con Paco González y Pepe Domingo Castaño.

La estrategia estaba clara: la nueva SER llegaba, para quedarse, a la frecuencia modulada, y lo hacía a través de ‘Las Doses’. Sus objetivos eran: crecer en audiencia, plantar cara a la competencia en su propio soporte, rejuvenecer el perfil de oyentes (atraer por tanto a los millones de jóvenes cautivos en la FM que escuchaban radiofórmula y que coquetearon con la radio generalista a través del deporte) y, la que he avanzado al principio: potenciar la programación local frente a la de la cadena.

La Cadena SER siempre ha sido, para quien desconozca el dato, una emisora de política centralista. La prioridad era la establecida desde Madrid, y no se admitían disensiones. Este aspecto tenía sus pros y sus contras. Entre los pros, indudablemente, el ir todos a una dotaba a la programación de una seriedad y competencia incuestionable, sobre todo de cara a los anunciantes, a quienes se aseguraba (y se certificaba) que sus cuñas o menciones se escuchaban en todo el territorio nacional, sin fisuras. En el capítulo de ‘contras’ habría que situar la poca flexibilidad de cintura que suponía esta actitud.

El periodista Ángel Casas, que se
ocupó de las tardes en la SER,
con "El Sermón" (1986...)
Dicho esto, algunos directores de emisoras que veían negocio para sus cuentas de resultados en algunas operaciones locales y sabían que, como respuesta inmediata a su petición de romper la cadena, Madrid iba a contestar que no; se las ingeniaban para cortar la cadena “sin que se entere Madrid”. Muchos de estos cortes de cadena no llegaron nunca a conocimiento de Madrid, aunque sí los ingresos que reportaron, recogidos en las cuentas. Sí recuerdo, en el caso de la emisora guipuzcoana, una denuncia, nada menos que en antena, de una oyente que se quejó airadamente de que Radio San Sebastián, cortaba el programa vespertino “El Sermón”, de Ángel Casas, para emitir otros contenidos locales. Este asunto trajo mucha cola, pero por lo general, y con las cuentas delante, los dineros frenaban el enfado de los responsables de la cadena en Madrid…

Por eso la llegada de ‘Las Doses’ supuso para gran cantidad de emisoras, la posibilidad de utilizar su propio soporte para obtener ingresos suplementarios, más allá de la venta de cuñas o espacios en su tiempo local. Lástima que esta historia durase tan poco y que de nuevo Madrid, ante la importancia que iban cobrando las generalistas en FM, tomara cartas en el asunto y extendiera de nuevo sobre ellas su poder decisorio. Trabajando en emisoras era muy habitual escuchar, como excusa de cualquier problema, “la culpa es de Madrid”. 

Continúa...

jueves, 13 de noviembre de 2014

Entrevista a David Marqueta (y III)

Director y presentador de “Hoy por Hoy Zaragoza” (SER)

“La radio local está para tocar al oyente. Es un tú a tú

David Marqueta es un nombre popular en Aragón,
 por su labor en radio y televisión
Continúa…

-Reivindicas que, aunque eres un urbanita, si tienes que elegir, te quedas con los pueblos, como el tuyo, Utebo. ¿Te has puesto a pensar alguna vez que la manera de vivir en los pueblos la estamos perdiendo en las grandes ciudades, que la radio es una extensión de esta pérdida de calidad de vida y que debemos tratar de recuperar lo auténtico, ese ejemplo, precisamente, que nos llega de los pueblos? ¿Qué puede –o debe- hacer la radio –el medio más cálido de todos- para recuperar lo mejor de nuestras vidas, qué puede hacer una emisora, del potencial de Radio Zaragoza (SER)?

-El mío es un caso raro porque emigré de la ciudad al pueblo. Zaragoza es una capital que ha crecido con gente de los pueblos que emigró en masa en los 60 y 70 en busca de una oportunidad. Muchas personas aquí dicen… soy del barrio tal, pero mi pueblo es éste. Aquí se mantienen muchas costumbres de los pueblos, por supuesto las fiestas, pero hay barrios zaragozanos que siguen teniendo ese ambiente de pueblo. Quiero decir con esto que sabemos lo que significa tener ese tipo de calidad de vida. Es posible que por eso nos tengamos como una ciudad cómoda para vivir.

-Compruebo entonces que Zaragoza es una suma de pueblos, en este sentido, como otras capitales grandes. Y sobre todo esto, ¿qué debe hacer la radio?

En la televisión, hoy, a pesar de su "pánico" histórico,
se desenvuelve como pez en el agua
-Creo que estar en la calle escuchando a la gente. Nos llaman, nos buscan para que sepamos qué cosas les ocurren. Pero además, la radio, como medio, debe vigilar a quien gobierna y hacer seguimiento de su gestión. Sobre esto, en los últimos años y porque todos accedemos a más información, yo sí he notado una mayor exigencia por parte de la audiencia. Debemos evitar convertirnos en agencias que transmiten mensajes de gabinetes de prensa, y tenemos que fomentar la crítica, la transparencia, el compromiso. Sé que para esto hace falta algo que ahora mismo no es uno de nuestros bienes más abundantes en los medios: me refiero al tiempo para trabajar las informaciones. La prisa nos persigue a todos para que produzcamos más noticias.

-Permíteme, el tiempo –que citas-, y los profesionales, que ya no están, ni se han repuesto.

-Y añado un pilar más, si me lo permites, que me parece fundamental. La radio local también tiene que entretener, hablar a la audiencia con su lenguaje, hasta con su acento si cabe. Fomentar aquellas cosas que solo se entienden si se viven en un lugar concreto. La radio local está para tocar al oyente. Es el tú a tú dentro de la relación medios-sociedad.

-Lo suscribo al cien por cien. Cambio de tercio: “si tienes un sueño síguelo”. Es una frase que pronunciaste durante tu visita a un centro escolar de Utebo, precisamente Entre tus sueños de futuro, reconoces que te gustaría hacer un programa despertador de cachondeo (aparte de uno de entrevistas en la televisión). Siempre he pensado que la gran cantera de la radio no está en Madrid, sino en provincias, donde existe una lista de grandes nombres que habéis hecho GRANDE la radio. ¿Has pensado en el salto a Madrid? ¿Te lo llegaron a proponer?

-Hace unos meses participé en un casting para un programa de una cadena nacional que se canceló días antes de emitir, y era la segunda vez que me ocurría. En la radio no ha habido una propuesta firme. En una ocasión, mientras hacía turnos en Dial, me llamaron para hacer Madrid en verano en la emisora musical, pero al final no pudo ser. ¡Parece un amor imposible!, pero tengo claro que si el tren pasa, lo cogeré.

-¿Cuáles son tus referentes en este nuestro oficio?

-Alfonso Arús, por su “Arús con leche”, que a mí siempre me pareció un morning, además de un programa de noticias. Le seguía desde Rueda Rato, finales de los 80, y le escuchaba mientras estaba en clase en el instituto. Las imitaciones, la capacidad de dramatizar las noticias con sus personajes para llevarlas a la caricatura más hilarante, me parecieron en aquel momento lo más divertido y fresco de la radio. Canciones alusivas para los temas que trataban. Qué canciones conseguía Jorge Salvador y qué velocidad para encajarlas en directo.

-¡Jorge Salvador trabajó luego con Xavier Sardá, otro genio de la historia de la radio contemporánea!

-¡Por supuesto! ¡Genial! Su juego con el personaje alter-ego el Sr. Casamajor, algo muy radiofónico que hemos perdido un poco en este tiempo. Pero lo que más me gustaba de Sardá era su creatividad.

-¡Absolutamente!

-Un día podía reunir en el programa a cuatro músicos que no se conocían, cada uno en una emisora de España, y les pedía que tocaran canciones de los Beatles. Añadiría también a Andreu Buenafuente. Escuchaba algunas de sus emisiones de Radio Barcelona con aquel montón de personajes tópicos de Cataluña. Me encantaba cuando hacía El Terrat para Sardá. Y ahora en la tele, encima dice que está muy radiofónico.

-Imagino que a Iñaki Gabilondo, del que recogías el relevo en Radio Zaragoza.

-¡Claro! Desde luego, es al que más he seguido pero no sólo porque me hacía cargo del Hoy por hoy local. Fíjate, recuerdo escuchar de crío, con pasión, secciones como “La descubierta”...

-…con Isaías Lafuente y Manolo Ferreras

-…su maestría para plantear los temas en antena, las introducciones… Y por supuesto, sus entrevistas, que siempre me dejaban clavado… “Señor Rajoy, ¿quién manda en el Partido Popular: Aznar, Acebes o usted?”.

-¿Y del deporte?

-No soy yo un entusiasta del deporte, pero Paco GonzálezPepe Domingo Castaño conseguían engancharme a esa radio caliente, puro directo, puro nervio. Han conseguido hacer apasionante la radio deportiva. Y capítulo especial merece el sonido del equipo de Lo Que Yo Te Diga, autores del mejor programa de radio de la historia, “El Cine, en la SER”.

-Recuerdos coincidentes, David.

-En cualquier caso, lo que más me ha gustado de mis referentes es tratar de adivinar cómo hacían aquellas cosas que producían la magia en la antena. Esos juegos de artesano que uno no termina de conocer hasta que está encima del truco. Por ejemplo, ver a Iñaki con una cuartilla de folio (¡y nada más!) haciendo cinco horas de radio. Ver a Arús cómo se aprendía el nombre de los jugadores mientras preparaba la retransmisión de un partido de fútbol para Radio Barcelona 2. Descubrir cómo gesticulaba Sardá para sacar de sus adentros a Casamajor, o cómo hablaba con los guionistas para crear los ambientes de la entrevista al personaje estrella de la tarde.

-¿Cómo te gustaría verte dentro de otros 20 años, dónde y habiendo hecho qué?

-Ya tendré 60… ¡qué vértigo! No lo sé, ahora todo parece más incierto que nunca. Tengo claro que será en algo de la comunicación. Pero sí que me haría mucha ilusión poner en marcha algún sueño radiofónico que tengo por ahí aparcado. Quiero dirigir algún programa y crear equipos. Y tengo pendientes algunas ideas sobre las que quiero escribir. De hecho, ya estoy en ello. A ver qué nos sale… Me sigo sintiendo contador de cosas, y en eso me gustaría seguir.

-Para terminar, completa la frase “La radio es para mí…”

-…como leer un libro en 3D pero con los ojos cerrados.

martes, 11 de noviembre de 2014

Entrevista a David Marqueta (II)

Director y presentador de “Hoy por Hoy Zaragoza” (SER)

“La radio local ha menguado mucho en las últimas décadas por la reducción de recursos”

David Marqueta: "A la tele siempre le tuve pánico"
Continúa…
  
-Tú has aprendido la radio desde abajo… y has crecido con ella.

-Me siento afortunado por ser una de las últimas generaciones, si no la última, en aprender el oficio haciendo y probando muchas cosas, pasando por casi todos los departamentos. Aprender a manejar el control, redactar, hacer la unidad móvil, presentar, informativos, musicales, deportes, misas, programas de pesca, de electricidad... Además, Radio Minuto en Aragón en aquella época era una emisora mixta: tenía música y programas, con lo que pude aprender mucho.

-Y de Radio Minuto pasas a Radio Zaragoza.

-Sí, y allí seguí aprendiendo y haciendo horas de vuelo con los grandes de la radio aragonesa. Las voces que escuchaba de niño en mi habitación. ¡Cómo me imponía aquello! Hoy puedo decir que me faltan pocas cosas por hacer en la radio.

-Siempre he dicho David que la mejor Escuela de Radio es una emisora local…

-Sin duda, estoy completamente de acuerdo.

-Radio Minuto, Radio Zaragoza, imagino que informativos, programas luego –el “A Vivir Zaragoza” que presentaste durante nueve años, la llegada de Radio Zaragoza 2, la posibilidad de poner en marcha un nuevo proyecto, pensado para rejuvenecer la antena de la convencional, y por fin, la unificación y el ‘Hoy por Hoy Zaragoza’, que sigues presentando. ¡Uff! ¿20 años de radio? En el camino, además, se cruzó Aragón TV y te permitió aprender de otro medio y sumar popularidad…

Presentando "Dándolo todo, jota" en Aragón TV
-El 3 de octubre del 91 hice mi primera emisión en la radio, sí. Pero antes de hablar de la tele y siguiendo un poco con el balance de estos años, déjame decir que recuerdo con especial cariño los años de Radio Zaragoza 2.

-Ahí me tocas la fibra, David, yo estaba en Radio Madrid 2.

-Las convencionales en FM tenían muy poquita audiencia entonces, y éramos un pequeño laboratorio de pruebas. En aquellos años creo que pudimos modernizar la radio, cambiar el lenguaje hacia el oyente y aprovecharnos de la calidad de una FM: música en directo, reportajes muy elaborados, entrevistas producidas con muchos elementos sonoros. En aquellos años pude poner en antena la radio que siempre quise hacer, y además nos sentíamos libres, no teníamos límite para crear contenidos.

-Fue un tiempo delicioso, yo también lo recuerdo con muchísimo cariño. Yo fui en Radio Madrid 2 el primero, en toda la casa, que utilizó el ordenador en autocontrol… y lo que me divertía subiendo y bajando regletas… ¿Y te llegó Aragón TV?

-No, antes, en 2005, empecé a hacer tele, en Localia. Aragon TV llegó luego.

-¡Localia! La tele que siempre quiso tener Polanco, que reproducía el modelo de la SER de emisoras locales y que torpedearon políticamente desde algunos despachos… ¿Y en Aragón TV qué recorrido has tenido?

-Pues pasé por un programa de fútbol, “Avispas y Tomates”; otro de acontecimientos importantes ocurridos en Aragón, “La Vida Sigue Igual”; y finalmente el programa dedicado a la jota, “Dándolo Todo”.

¿Te gustaba la tele?

David Marqueta, periodista y actor de doblaje
-A la tele siempre le tuve pánico.

-¡No me digas!

-Sí, totalmente. Ya sabes que los de la radio tenemos ese punto de discreción, de que no se nos vea… ¡Vamos, que tenía miedo! Y si sólo era miedo, lo tenía que probar por lo menos para ver si me gustaba o no.

-¿Y?

-Ahora empezamos la quinta temporada de “Dándolo Todo Jota”, un talent show semanal de nuestro folclore. Íbamos a hacer únicamente 12 programas, pero ya llevamos ¡203!

-¡Vaya! ¡Enhorabuena!

-Y deja que te comente otra de mis facetas en la profesión: el doblaje, que también me apasiona y que me ayudó mucho a formarme como locutor. Esto y hacer radio musical ha sido fundamental para trabajar mi puesta en antena.

-¡Otra de las grandes Escuelas de la locución en España: el doblaje! ¡Cuántos genios! David Marqueta es un nombre, como digo, popular en Zaragoza, en Aragón, tu ámbito de actuación, incluso me atrevo a decir que querido, y seguro que no me equivoco, porque la radio tiene estas cosas, y estos regalos. Yo comparto contigo, con orgullo, ese origen local, ese amor y vinculación con la radio de cercanía, donde ves al oyente cada día, y lo sientes mucho más cerca. ¿Cuál es tu experiencia, en los años que llevas de profesión, en torno a la evolución de la radio local que has vivido, desde tus comienzos hasta ahora, en que estamos ya abriendo las puertas de la radio online, tan global por naturaleza…?

La radio local sala a la calle y da voz a los
ciudadanos. Una mesa repleta de gente
con cosas que decir..
.
-La radio local ha menguado mucho en las últimas décadas por la reducción de recursos y programación. Antes podíamos hacer otros contenidos fuera de los informativos o los deportes, y esto daba mucha riqueza a la antena. Ahora tenemos que priorizar y yo, por lo menos, echo de menos algunos géneros radiofónicos. Tenemos menos tiempo para entrevistas en profundidad, programas monográficos, etc. Pero creo que la radio local tiene ahora esa oportunidad de buscar nuevos espacios y otros canales. Ya hace unos años que me gustaría hacer un podcast con ese material que ahora no tiene cabida. Ojalá. Echo de menos algo más de entretenimiento en la radio local, también en la forma de hacerla. Creo que el hecho de priorizar en los contenidos nos ha hecho un poco más serios y me parece que también hemos perdido un poco la radio de autor. 

-Te pregunto ahora por el paso siguiente, el de la evolución, el futuro. Radio Zaragoza ya emite en online. ¿Cómo has notado su reflejo? ¿Ha cambiado algo tu manera de presentar los contenidos? ¿Cómo ves el futuro, aparentemente contradictorio entre radio analógica-local/radio online-global?



-Al principio fue impactante porque comprobábamos a diario que la gente que vive fuera de Aragón busca su radio, la de casa, la de siempre. Nos escribían sobre temas que les interesaban para que les explicáramos mejor algunas cosas que pasaban en la ciudad. Y esto ha hecho que reforcemos aún más los temas locales porque la gente de tu tierra quiere saber lo que pasa en su tierra, aunque estén a cientos de kilómetros. Y a veces contextualizamos algunos asuntos nacionales y sus repercusiones sobre la comunidad. Al final, la radio es la vida. Y si en nuestra vida importa lo que se diga en Alemania o Estados Unidos, las noticias locales también lo tienen que reflejar.

-¿El futuro?

-Sobre su futuro, creo que el índice de penetración de la radio en nuestro país sigue siendo muy alto. Me cuesta pensar que dejaremos de depender del transistor, pese a los numerosos anuncios de puesta en marcha de la radio digital. Pero en cualquier caso, la radio digital traerá más contenidos y si eso es así, serán muy bienvenidos.

Continúa…