jueves, 2 de julio de 2015

“Verba volant” (RNE), ¿una sección o un anacronismo?

Dentro del programa “No es un día cualquiera” (RNE)

En busca del ‘diccionario etimoradiofónico”

Soy consciente además de que en el título de este post conviven, con absoluta naturalidad, el latín y el griego y he combinado, deliberadamente, la ‘palabra’ con el ‘tiempo’. Ningún otro medio, como la radio, los reúne con mayor eficacia. Y esto es lo que, con toda probabilidad, pensó Pepa Fernández,  cuando introdujo en su programa del fin de semana en RNE, “No es un día cualquiera”, una sección dedicada ¡al latín! Y, parafraseando el propio título del programa, podría decirse –de entrada- de este contenido, que “No es una sección cualquiera”.

Emilio del Río junto a Pepa Fernández, en RNE
Me preguntaba al comienzo si se trata de un anacronismo, si va “contra el tiempo” o si, realmente, la sección aporta algo al oyente de este espacio de la radio pública, ubicado en el fin de semana. De ninguna manera podría ser un anacronismo desde el momento en que la amable, y hasta divertida, sección del profesor Emilio del Río –su responsable- indaga en el origen de las palabras que utilizamos diariamente, en muchas ocasiones de manera desafortunada, por ignorancia. La radio, cuyo valor primordial es encumbrar la palabra, es el medio más apropiado, y eficaz, para trasladar estas lecciones, de tanta enjundia en el fondo, pero de tanta cercanía y humildad en la forma.

En este país nuestro en el que la educación sigue sin ser una cuestión de estado, que reúne consensos en torno a la formación de nuestros futuros conciudadanos, me he encontrado por el camino de la vida con muchas voces que habían estigmatizado el latín por lo mucho que la asignatura les había hecho sufrir. Me niego a aceptar que el latín constituya una materia tan perturbadora. Y me permito atribuir esa responsabilidad –por propia experiencia- a la condición del profesor y a su incapacidad para construir una asignatura, por qué no, entretenida.

El profesor Doctor Emilio del Río, un 
gran divulgador de la cultura clásica
Todavía recuerdo, con simpatía, no ya la primera declinación, con su persistente ejemplo de ‘rosa, rosae’, sino la metodología que eligió mi profesor de latín, para impartir sus clases. Mi memoria registra un recuerdo imborrable en el que tienen mucho que ver “Astérix y Obélix”, el popular cómic de Goscinny y Uderzo. Nuestro profesor traducía previamente al latín los bocadillos de sus aventuras para que nosotros trabajáramos luego los textos y los retradujéramos. ¡Qué divertido resultaba cuando nos repartía las fotocopias y comentábamos después el argumento surgido de nuestra traducción! No siempre acertábamos y, fruto de la poca pericia de algunos alumnos, entre los que me incluía en ocasiones, la sonrisa estaba garantizada por las traducciones imposibles a que sometíamos las desventuras de los galos. Pero siempre, al final, como un colofón natural, esperado, necesario y eficaz, el profesor nos ayudaba a entender mejor esa lengua que –dicen- muerta, pero sigue viva en cada uno de nosotros, de manera inconsciente.

En los estudios de RNE en Logroño
Lo que nos propone el profesor del Río, Doctor en Filología clásica por la Universidad Complutense de Madrid, profesor de Filología Latina en la Universidad de La Rioja y codirector de la Colección Quintiliano de Retórica y Comunicación, es reencontrarnos con nuestro propio idioma, el español, y viajar en el tiempo gracias a la radio, buceando en las etimologías y en sus primitivos significados. Es cierto que la sociedad ha avanzado mucho, que la ciencia nos ha proporcionado unas comodidades que hace dos mil años no conocían, pero aún hoy, Roma está muy presente en la vida, social, jurídica, urbana, etc. que nos rodea. Y su lengua, entonces la lengua del imperio, era el latín. Y ha perdurado. El español es una de las lenguas que mejor ha conservado la herencia del latín vulgar.

Quién le iba a decir al senador romano Cayo Tito, al que se le atribuye la frase “Verba volant scripta manent” (las palabras vuelan, los escritos permanecen) que dos mil años después ingenieros como Tesla, Marconi o el español Julio Cervera, inventarían un medio de comunicación cuya esencia originaria era participar, precisamente, de esa fugacidad de la palabra a la que aludía la frase del senador. Y las paradojas siguen produciéndose, porque hoy en día, gracias a la red de redes, las palabras no sólo no se las lleva el viento, sino que permanecen con la misma materialidad (y accesibilidad) que los escritos, a través de las nuevas formas que el audio en general y la radio en particular,  han adoptado para perpetuarse en el tiempo.

Emilio del Río y Pepa Fernández recogen el premio de la SEEC
La sección de Emilio del Río comienza con una canción, cantada en latín, conocida como Vademecum Tango, del italiano Franco Nebbia, que nos introduce, como decía, con amabilidad, en el intrincado origen de nuestras palabras. Revisando, por cierto, esta canción en Youtube he encontrado un video en el que los alumnos de latín del IES Hermógenes Rodríguez de Herencia (Ciudad Real) lo cantan con cierta fortuna. Probablemente, intuyo, su profesor habrá tenido conocimiento de esta canción gracias a la radio. Sin embargo, el profesor del Río –todo un Doctor en Filología clásica- no tuvo reparo en incurrir en el karaoke, junto con otro colaborador del programa, Joso Mafeo, con un resultado, la verdad sea dicha, más voluntarioso que armónico.

Pero si éste es el comienzo, en este caso musical, pero con el latín de protagonista, el profesor del Río utiliza todos los recursos radiofónicos para ilustrar su sección y hacer del aprendizaje un divertimento. El radioteatro –ayudado por las voces del programa-, canciones e intérpretes populares, que utilizan las palabras en las que se detiene la erudición del profesor riojano; todo sirve para hacer más digerible estos diez minutos en los que escudriñamos las palabras. ¿Quién dijo que el latín era aburrido? Personalmente, siempre he defendido la víscera didáctica de la radio, cómo este gran medio es capaz no sólo de informarnos, sino también de formarnos –fundamental- de manera entretenida. En este caso, siempre viene a mi memoria una frase de uno de mis maestros, siempre reivindicado, Iñaki Gabilondo, que dice que la radio debe aspirar “al rigor, pero no al rigor mortis” (¡toma latinismo!).   

Pepa Fernández derrocha complicidad
con el profesor del Río en esta sección
La sección del profesor del Río tiene una doble vida: la integrada en el programa de Pepa Fernández –siempre cómplice y entusiasta con sus contenidos, tal vez un poco más en éste, se le nota- y de manera independiente, ordenada en función de las palabras analizadas, de la a a la z. De hecho el equipo del programa debería (ya cuentan con la base hecha) crear un “diccionario etimoradiofónico” que reúna todas las secciones, acumuladas y convenientemente organizadas, para facilitar una búsqueda rápida a los oyentes. Con este material, tan valioso y didáctico, seguro que los algoritmos de Google harían maravillas…

Pero no se queda aquí “Verba volant” (domingos, 11:00 h. o en podcast). La sección ha logrado crear una comunidad de oyentes en torno al fomento y educación del latín. Alumnos de latín, y griego, que envían saludos, felicitaciones por la sección, profesores agradecidos que ven, de pronto, apoyada por la radio, su gesta como impulsores del conocimiento que encierra el latín. Toda una comunidad educativa que se ve respaldada, en este caso por la radio pública, y el profesor Emilio del Río, gracias a una sección como ésta  que, no me extraña, ha recibido el Premio Nacional de la Sociedad de Estudios Clásicos (SEEC), por su dedicación a la difusión y enseñanza del latín y la cultura clásica. Si para muchos era impensable que un programa de RNE, emitido en prime time, en las mañanas del fin de semana, incluyera una sección dedicada al latín, estoy seguro de que la SEEC, y sus cuatro mil socios, nunca hubieran pensado que la radio podía ser un estupendo canal para extender la cultura clásica. Y la radio, una vez más, lo ha demostrado, con éxito. Como tantas otras cosas… ¡Enhorabuena!

martes, 30 de junio de 2015

El EGM sin prisas, primera oleada 2015 (y III)

Las temáticas musicales pierden casi medio millón de oyentes en una oleada

El equipo de Dani Moreno, "Anda Ya!"
Continúa…

La radio musical ha perdido globalmente en esta oleada casi medio millón de oyentes (475.000), que se dice pronto. Pero, si comparamos la cifra, con la 2ª ola de 2014, la pérdida se cifra en 722.000 oyentes menos. ¿Qué está ocurriendo con la música temática musical? El caso más sangrante –y desde luego que constituye una tendencia clara- es el 40 Principales. Con respecto al pico más alto registrado en las diez últimas oleadas, esta radiofórmula musical ha perdido 1.149.000 oyentes (sobre los 4.089.000 de la 1ª ola de 2012). Pero si comparamos su actual cifra de 2.940.000 oyentes con la anterior oleada, ha vuelto a perder 305.000 oyentes.

Por eso llama tanto la atención, porque van aparentemente a la contra, el crecimiento del “Anda Ya! Han recurrido al viejo truco del almendruco de aumentar en una hora el tiempo del programa para robustecer sus números en el EGM. Pero ¿cuál ha sido el comportamiento, hora por hora? Aquí están los números…

6-7.00 h.
7-8:00 h.
8-9:00 h.
9:-10:00 h.
10-11:00 h.
-34.000
28.000
-25.000
-138.000
-152.000
Datos comparativos EGM, 1ª ola 2015 con 3ª ola 2014

No creo que sea necesario profundizar más en estas cifras, que se apoyan en su propio peso, y tendencia. Solo un apunte sobre la última hora del programa que han absorbido, de 10:00 a 11:00 h. Han perdido 152.000 oyentes en esta hora. Y la lectura es que el tramo tenía más oyentes cuando no había programa, en la Temporada pasada. Quiere decir que los oyentes preferían, en su mayoría, la radiofórmula musical al contenido de “Anda ya!”. Este dato, tan contundente, también se repite en otras radiofórmulas, por ejemplo en Kiss FM, donde la incorporación de programas ha reducido considerablemente la audiencia histórica de esos tramos horarios, con lo que supone de agravio de costes: antes tenía menos costes y más oyentes; ahora invierto más personal y contenidos, y pierdo. ¿No será que la audiencia pide radiofórmula y menos morning shows? No obstante, muchos programas nacionales quisieran para sí 1.662.000 oyentes, y liderar los morning shows, a pesar del declive. A cada cual, lo suyo.

Nuevo estudio de Radio 3, RNE. Ha sido
recompensando con un aumento de audiencia
No es cosa de recurrir al viejo dicho popular “mal de muchos, consuelo de…”, pero lo cierto es que casi todas las radiofórmulas musicales han seguido el mismo camino que su competidor. De hecho, si, como comentaba anteriormente, la tarta de la radio temática musical se ha encogido en 475.000 oyentes, está claro que las pérdidas tienen que repartirse entre todos. Pero, ¿quiénes han tenido un mejor comportamiento? Los únicos que han crecido en este mar de desánimo han sido Rock FM (16.000 oyentes), Radiolé (101.0000 oyentes), Radio 3 (82.000 oyentes) y Máxima FM (5.000 oyentes). En el caso de Maxima FM es mantenerse, que no es poco en este contexto, tampoco para Rock FM es mucho, pero por lo menos no han entrado en números rojos, como sus competidores. Les sigue costando, sin embargo, alcanzar el millón de oyentes (960.000 oyentes), una cifra psicológica de gran importancia de cara al posicionamiento comercial. Por el contrario, la emisora pública –Radio 3- está de enhorabuena, igual que la emisora más flamenca de Prisa Radio, que sobrepasa, ampliamente, el medio millón de oyentes (645.000 oyentes). 

El resto, solo entiende de números rojos, en un EGM, en estos casos, “para olvidar”. Cadena Dial (-249.000 oyentes), Europa FM (-138.000 oyentes), Cadena 100 (-127.000 oyentes), Kiss FM (-66.000 oyentes) y M-80 (-171.000 oyentes). En realidad, todas las cadenas musicales pierden apoyos en alguno de sus tramos horarios, unas más que otras, está claro. En este sentido, Radiolé es la que mejores resultados acumula.

José AM, responsable del morning de Máxima,
 el de mayor crecimiento en esta oleada
En los morning shows la suerte no ha cambiado mucho. La tendencia, claramente a la baja, también les ha afectado, aunque la audiencia continúa segmentando estos programas matinales de las temáticas musicales en dos grandes grupos, los que se sitúan en torno al millón de seguidores y los que se mantienen muy por debajo. En este sentido, solo el “Anda Ya!”, con esa triquiñuela (legal) de sumar una hora más, logra reforzar su posición, y sumar 189.000 oyentes, pese a sus números claramente rojos en apoyos por horas. En resumen, Jaime Cantizano pierde 86.000 oyentes, Javi Nieves y Mar Amate 150.000 oyentes y Javier Cárdenas –el que menos pierde de los grandes- 33.000 oyentes. El morning show de Cadena 100 pierde el millón de oyentes y se queda en 992.000.

De entre los pequeños, por este orden, José AM, de Maxima FM, sube en casi cien mil oyentes (96.000 oyentes), que no está nada mal, igual que Radiolé, con su “Café Olé, cuya subida se cifra en 41.000 nuevos oyentes. Por fin, “El Pirata”, de Rock FM, logra crecer en 36.000 oyentes En la otra cara de la moneda, la roja, Enrique Marrón, de Kiss FM ha perdido el apoyo de 25.000 oyentes y José Antonio Ponseti, de M-80, ha perdido gran parte de los apoyos con los que arrancó Temporada, un poco más tarde que la competencia, al dejarse 76.000 oyentes con respecto a la anterior oleada. En estos dos últimos casos, se inicia tendencia a la baja, que deberá confirmar el siguiente EGM.

Nuria Roca encabeza el equipo de "Lo Mejor
 que te puede pasar", en Melodía FM
Por debajo de estos morning shows en audiencia se sitúan los correspondientes a Megastar FM, Melodía FM y Hit FM. Los valores de estas tres cadenas musicales, de reciente creación, se establecen en torno a los 100.000 oyentes. Perder 38.000 oyentes sobre 100.000 es mucho. Es lo que le ha ocurrido a Hit FM. “Lo Mejor que te puede pasar”, con Nuria Roca, crece en 5.000 oyentes, o sea, prácticamente nada, una encuesta. Pero su tendencia es al alza, y en el interanual ha subido 18.000 oyentes. A pesar del crecimiento, las cifras son tan pequeñas que habría que estudiar la rentabilidad a fondo de este producto: si realmente el coste que supone (el equipo y los colaboradores) se compensan con los ingresos obtenidos o si la simple radiofórmula –para un target más veterano- resultaría igual, o incluso más rentable. En este sentido, habrá que observar si la apuesta de Atresmedia Radio por este producto continúa o si desaparece de la escena, ante la saturación del mercado de morning shows. Personalmente, considero que se trata de un buen programa, bien orientado hacia un perfil de oyente más exigente en contenidos, y en tono. Hay que ser realistas y analizar también el techo de Melodía FM. Este mismo programa en M-80, por ejemplo, estoy convencido de que se situaría en cifras mucho mayores.

Redacción del programa "Ya Veremos" de M-80,
 que dirige y presenta Juan Luis Cano
Por último, esperaba el primer dato del nuevo programa “Ya Veremos” de Juan Luis Cano, que se empezó a emitir en M-80 con la encuesta iniciada, en pleno EGM. No era desde luego el mejor momento, y por eso hay que poner las cifras en cuestión, porque no se corresponde que lo nuevo, sino con lo que había antes de la llegada de Cano. En este sentido, los resultados son malos porque el tramo horario, de 20:00 a 22:00 horas, registra pérdidas, pero –insisto- no pueden tomarse como referencia estos datos, porque sería injusto. Su primer EGM será el de la segunda ola, que se publicará este próximo 2 de julio (aunque una sola encuesta no es significativa, ni mucho menos determinante, como ya saben los lectores habituales de este blog).

Es una de las cadenas musicales emergentes,
pero parece que se ha quedado estancada y no
 logra alcanzar el millón de oyentes
Así las cosas, esta oleada no ha sido buena para la radio temática musical. Confío en que la tendencia habitual de la segunda ola vuelva a confirmarse y nos traiga una subida de la tarta de oyentes y, consiguientemente, todas las cadenas experimenten subidas. Pero, mucho me temo, y como ya he manifestado en varias ocasiones, que vamos a ir asistiendo a una progresiva emigración del escenario analógico al online, donde la oferta musical se multiplica hasta la extenuación, y abarca muchos más productos –y géneros- que los más que limitados del dial español. Tampoco hay que olvidar el evidente trasvase de oyentes de las mismas cadenas, de un escenario al otro. Quiero decir: que un oyente habitual, por ejemplo, de cadena Dial escucha su emisora favorita en FM y en internet, y la contabilización es diferente.

Si estableciéramos un símil para comparar dimensiones de los diferentes escenarios en cuanto a oferta, la frecuencia modulada sería un mercadillo de pueblo e internet sería El Gran Bazar de Estambul, del que –dicen- es el mercado más grande del mundo. Disfrutar de una oferta u otra ya solo depende de un clic. 

jueves, 25 de junio de 2015

El EGM sin prisas, primera oleada 2015 (II)

Las grandes cadenas estructuran su programación en función del EGM

Parrilla de programación de la Cadena SER,
compuesta por grandes contenedores
Continúa…

Los otros números del EGM, los que no se airean con tanto revuelo como los del día en que se hacen públicos los resultados, nos apuntan algunas realidades, y tendencias, que voy a ir comentando, pero en esta ocasión grosso modo, por cuanto los datos no resultan tan llamativos como en otras oleadas.

Todas las grandes cadenas generalistas llevan asociados números rojos a su audiencia. Pero sin duda los más llamativos los protagoniza la Cope,  que se ha dejado –entre la 1ª ola de 2014 y la de éste- nada menos que 214.000 oyentes por el camino, un 10,9 por ciento de su audiencia, cifras realmente preocupantes. Pero ya se sabe que los cambios de programación, y de presentadores, conllevan estos baches, como seguro esperan los responsables de Onda Cero, tras la marcha de Carlos Herrera de sus mañanas, y la llegada de Carlos Alsina y Juan Ramón Lucas. Ambos periodistas son conscientes, y así lo han manifestado –desde la humildad- de que no llegan para sustituir al almeriense, sino para ocupar su sitio (igual que manifestó Francino, inteligentemente, con respecto a Iñaki Gabilondo). Esta oleada era la última de “Herrera en la Onda”, su despedida en cifras de audiencia, y se despidió en positivo, con una subida de 70.000 oyentes, llegando a los 2.071.000. Es cierto que el EGM le había dado a Herrera ‘un techo’, hace tiempo, y oscilaba en torno a los dos millones de oyentes.

Juan Ramón Lucas y Carlos Alsina, "Mas de uno", la
nueva apuesta de Onda Cero tras la marcha de Herrera
En cuanto al comportamiento de los tramos horarios de la radio generalista española, hay que reseñar algunas particularidades. Si nos centramos en la mañana, la cadena con mejor comportamiento ha sido RNE: todos sus tramos ganan oyentes desde las 6:00 hasta las 14:00 horas, en que llegan los números rojos. Onda Cero perdió oyentes de 6:00 a 8:00 horas, con Carlos Herrera pero, por el contrario, este comunicador registró la mayor subida de oyentes por la mañana, nada menos que 114.000, de 9:00 a 10:00 horas. Si hablamos de la Cope, en esta oleada, ha ganado oyentes Ángel Expósito, y los ha perdido, en menor proporción, Javi Nieves. Por último el líder, la SER, Pepa Bueno perdió 74.000 oyentes de 7:00 a 8:00 horas y Gemma Nierga se dejó 15.000 de 11:00 a 12:00. El resto de los tramos están en positivo y compensaron, ampliamente las pérdidas: de 8:00 a 9:00, por ejemplo, “Hoy por Hoy’ ganó 96.000 oyentes.

Por las tardes, el único programa que registró subidas en todas sus horas fue “La Ventana” de Carles Francino. “Ciudadano García”, en RNE, perdió oyentes de 15:00 a 16:00 horas (-63.000) y de 17:00 a 18:00 horas (-23.000). Julia Otero, de Onda Cero, perdió 33.000 oyentes de 18:00 a 19:00. Y Ramón García, en Cope, se mueve más en rojos que en negros, con pérdidas cercanas a los 30.000 oyentes en tramos horarios. Cada lector establecerá después las correspondencias entre los contenidos de cada hora, y los resultados de audiencia. Por lo general, existe una correlación entre unos y otros, aunque en ocasiones son simples ajustes contables.

Francino se está haciendo fuerte en "La Ventana",
con una radio lúdica y coral
De las noches, todos los informativos nocturnos están en números negros (si exceptuamos “24 Horas”, de RNE, que compensa en positivo con otras subidas). Llaman la atención los números rojos relacionados con los programas deportivos nocturnos. Tanto “El Larguero” de José Ramón de la Morena, en la SER, como el “Partido de las 12” de Cope, arrastran pérdidas, más gruesas en el caso del líder, que se deja, en el cómputo general 78.000 oyentes y persiste en el millón por muy poco. Solo en el tramo de 0:00 a 1:00 De la Morena perdió en la primera ola de 2015 49.000 oyentes. Mientras, el programa deportivo de la cadena de los obispos pierde 22.000 oyentes y sobrepasa, por muy poco, los 400.000 oyentes. En este caso, José Luis Corrochano y Joseba Larrañaga se dejaron, solo de 1:00 a 2:00 horas, 61.000 oyentes.

Si pasamos al fin de semana, sigue siendo espectacular el comportamiento de la audiencia de “A Vivir que son dos días”, de Javier del Pino, en la SER, tanto los sábados (+335.000 oyentes) como los domingos (+192.000 oyentes). El excorresponsal en EE.UU. continúa haciendo el mejor programa de la cadena de Prisa Radio. Es cierto que la muestra de la AIMC reduce encuestas los fines de semana y que, por tanto, aumenta el margen de error, pero la tendencia, marcada desde el principio de la llegada de Javier del Pino al programa, está clarísima, y los resultados, históricos para este programa por el que han pasado tan buenos comunicadores.

Javier del Pino (Foto Pablo
Segura, Diariodelaltoaragon.com)
Sin embargo, la mayor subida de oyentes registrada en las mañanas del fin de semana no ha sido la que ha certificado “A Vivir que son dos días”, sino Onda Cero, con el programa “Te doy mi palabra”, presentado por Isabel Gemio, que ha atraído 409.000 oyentes más, situándose en una nada despreciable cifra de 1.217.000 oyentes, en segunda posición, claramente, tras el líder. Pepa Fernández, en RNE, con su “No es un día cualquiera”, también ha mejorado posiciones, aunque en menor medida que Gemio. Pepa ha subido 190.000 oyentes los sábados y 18.000 los domingos. No llega al millón de oyentes los sábados y se queda en poco menos de 750.000 los domingos. La Cope, en este caso, queda en cuarta posición, aunque también ha experimentado una buena subida.

El caso del deporte merece una atención especial, porque los datos no guardan una lógica lo suficientemente sólida como para establecer grandes conclusiones. Ahora mismo, si atendemos a los datos de esta primera ola de 2015, “Carrusel Deportivo” de la SER aventaja a “Tiempo de Juego”, en la Cope, en solo 176.000 oyentes. La distancia que los separaba se acorta, ¡qué duda cabe! Pero los datos son muy malos para ambos, incluso para Onda Cero. El programa de Jesús Gallego pierde 292.000 oyentes los sábados y 47.000 los domingos. Y el programa de Paco González pierde 121.000 los sábados y sin embargo gana 229.000 oyentes los domingos. La distancia entre ambos es mayor los domingos (253.000 oyentes). También pierde Javier Ares, pero su resultado es más regular, tanto sábados como domingos, y se sitúa en torno a los 700.000 oyentes.

Algunas curiosidades más: “Las mañanas de RNE”, de Alfredo Menéndez, están por debajo (920.000 oyentes) de la marca con la que se despidió Manolo H.H. en 2013 (998.000 oyentes) y han perdido 78.000 oyentes en el último año. Ernesto Sáenz de Buruaga se despidió en 2012 con 913.000 oyentes. “La mañana de Cope” suma ahora, con dos presentadores, 980.000, ha ganado 49.000 en la última ola, pero ha perdido 74.000 oyentes en el último año.  Francino se despidió en 2012 con su mejor marca al frente del “Hoy por Hoy” (2.965.000), pero hoy, Pepa Bueno y Gemma Nierga, le superan en 152.000 oyentes (3.117.000). ¿Recuerdan “La Atalaya”, que dirigió en las tardes de Cope, César Lumbreras? Pues se marchó con 222.000 oyentes y Ramón García está en 279.000, solo 57.000 oyentes más.

Todavía no se ha superado la marca de
Toni Garrido en las tardes de RNE
¿Y qué me dicen de las tardes de RNE? Toni Garrido sigue estableciendo la mayor marca con 399.000 oyentes que dejó en 2012. Le sustituyó Yolanda Flores y, pese a su buena voluntad, solo logró reunir, en su final, 128.000. Llegó por fin, José Antonio García, y su mejor marca ha sido, hasta ahora, 365.000 oyentes, aunque en esta última oleada ha tenido un traspié, y ha perdido 58.000 oyentes.  Julia Otero, en Onda Cero, está a 75.000 oyentes de su mejor marca (626.000 oyentes).

Una pregunta: ¿trae cuenta sumar una hora más de programa para aumentar la cota de audiencia? Definitivamente, sí. Le salió bien a: Francino con “La Ventana”, a Colmenarejo con “La Linterna” o a García con “Esto me suena”, por citar tres casos muy claros. Por eso, y aunque las comparaciones son odiosas, Garrido se marchó de RNE con tres horas y casi 400.000 oyentes, mientras que su sucesor en las tardes de la pública saca 365.000 con ¡cuatro horas! Pero, a efectos de EGM, casi nadie se pregunta por el tiempo de los programas, sino por la audiencia global acumulada. Onda Cero, es cierto, no quiere entrar en este juego, aunque creo que hace mal: es una estrategia tan válida como cualquier otra. Me lo comentó Carlos Alsina en este blog. El EGM ha conducido/obligado a la radio española a la creación de grandes programa ómnibus, cuya única pretensión es sumar audiencias de cada hora, cuantas más mejor, sin preocuparse realmente por la coherencia de la programación y la adaptación de sus contenidos al horario de emisión. Así, hay cuatro grandes contenedores cada día: la mañana, la tarde, la noche y la madrugada. Programar así es muy fácil. Pero la radio a la carta y los podcast están cambiando este panorama tan rígido.

Continúa…

martes, 23 de junio de 2015

El EGM sin prisas, primera oleada 2015 (I)

El escenario de la radio española, previo a un nuevo EGM

La radio analógica da muestras de cansancio


Me propongo hacer un resumen breve de la situación, antes de la llegada de una nueva oleada del EGM, la segunda, de este 2015, que se producirá el próximo 2 de julio. Y ¿por qué la brevedad? Sencillamente, porque la primera encuesta del año de la AIMC no supuso, para los grandes radiodifusores, novedades destacables. Pero sí vi, en las grandes cifras, algunos movimientos que me parecieron reseñables y en los que se atisba un cambio de escenario, tan inevitable como generacional.

La 'tarta' de oyentes analógicos va encontrando
nuevos caminos digitales para satisfacer su demanda
Hay quien suele comentarme, “Gorka, parece que buscas permanentemente señales para derribar la radio analógica, la FM, en beneficio de la online…”. No es mi intención. No busco derribar nada, y menos que tenga que ver con la radio, que seguiría escuchando aunque fuera en radio galena. Pero no se pueden mantener, de ninguna manera, los ojos cerrados ante una evidencia que, cada vez más, van certificando todo tipo de estudios y análisis de audiencias relacionados no solo con la radio, también con la televisión. La migración de un escenario a otro, tal vez no lleva el ritmo que les gustaría a los radioperadores nativos de la red, pero tampoco es tan lento como presumen los radioperadores tradicionales.

El EGM es el único instrumento aceptado por todos los actores que participan en este sector: por quienes la hacen y por quienes la compran. Y, hasta que surja otro certificado, debemos adaptarnos a los números surgidos de esta encuesta trimestral que se basa en la memoria de los consultados. Y las cifras, donde resultan más sólidas, son –como he repetido a menudo- en las tendencias.

El EGM es guardián de mucha más
información de la que se hace pública
De las últimas trece encuestas realizadas por la AIMC, el pico más alto de audiencia global de radio en España, por tanto el mayor índice de penetración de este medio entre los españoles, se produjo en la segunda ola de 2012, con 25.896.000 oyentes, lo que supuso un 65,6 por ciento de presencia. La cifra global obtenida en la última oleada conocida es de 24.794.000 oyentes, un 62,4 por ciento. Es decir, 1.102.000 oyentes menos en casi tres años, 3,2 puntos menos en índice de penetración de la radio en España. Veamos los datos más pormenorizados, y analicemos la tendencia:

AUDIENCIA RADIO GLOBAL EN ESPAÑA

2ª 2012
3ª 2012
1ª 2013
2ª 203
3ª 203
1ª 2014
2ª2014
3ª 2014
1ª 2015
25. 896
25.613
24.434
25.448
24.874
25.428
25.360
25.231
24.794
Datos oficiales EGM, 1ª oleada 2015

En mi microcrónica de urgencia, cuando se publicaron los datos de la primera ola del EGM, el pasado 15 de abril, titulé “La radio analógica da muestras de cansancio”. Evidentemente, el titular se apoyaba en estos datos. El consumo global de la radio en España depende de varios factores, entre ellos, uno fundamental, la demanda de información en radio, que depende directamente de la intensidad de la actualidad del momento en que se realiza la encuesta. En períodos en los que la crisis económica ha estado más presente, o los casos de corrupción, o el terrorismo, los españoles han recurrido más a la radio. La evolución sociológica, en este sentido, también está modificando sus referencias y la radio está perdiendo la imbatibilidad de la inmediatez, en favor de internet.

El nuevo canal de las RRSS está enriqueciendo
el panorama de la radio mundial
En el consumo de radio influye hasta el tiempo meteorológico. Tradicionalmente, la segunda encuesta de la AIMC, que llegará en julio, desciende el número de oyentes global, porque con el buen tiempo las actividades de ocio (y hasta de negocio) se amplían, y los oyentes invierten menos tiempo en su escucha. La radio musical detecta mucho más la mejora de la meteorología.

Pero reconocidas éstas, y otras razones de otra índole de menor importancia (la radio no deja de ser una costumbre y un hábito, y a veces se relegan por circunstancias personales, más o menos coincidentes en grupos de oyentes), lo cierto es que la tendencia, pese a algunos rebrotes de audiencia evidentes, apunta a un descenso del índice de penetración de la radio en España. Matizo:  un descenso de la radio que analiza el EGM, fundamentalmente analógica, o tradicional.

Sigamos profundizando un poco más en las cifras y, sobre todo, en las tendencias. ¿Cómo se reparten este descenso de audiencia entre la radio generalista y la radio temática musical? De todos es sabido, como punto de partida, que en España se escucha mucha más radio musical que generalista. Pero veamos los datos:

AUDIENCIA RADIO GENERALISTA EN ESPAÑA

2ª 2012
3ª 2012
1ª 2013
2ª 203
3ª 203
1ª 2014
2ª2014
3ª 2014
1ª 2015
12.652
12.629
12.398
12.183
11.661
12.159
11.907
12.044
11.978
         Datos oficiales EGM, 1ª oleada 2015

AUDIENCIA RADIO TEMÁTICA MUSICAL EN ESPAÑA

2ª 2012
3ª 2012
1ª 2013
2ª 203
3ª 203
1ª 2014
2ª2014
3ª 2014
1ª 2015
14.403
14.460
14.251
14.386
14.425
14.552
14.733
14.486
14.011
         Datos oficiales EGM, 1ª oleada 2015

Las cifras, siendo muy altas, y muy respetables (la FM sigue suponiendo la supervivencia del medio) aprecian un evidente cansancio. La gráfica de ambas tiende a la baja, pese a algunas oleadas en que las cifras crecen, a mi modo de ver, desmesuradamente, como por ejemplo en la segunda ola de 2014, en temática musical, donde no me creo una subida tan espectacular (que marca el pico en nueve oleadas), que se ha visto corregida en las dos oleadas posteriores, con tintes más dramáticos en esta última ola. Una de mis curiosidades, de cara a la segunda oleada de 2015 es si la tendencia se confirma y la radio temática musical sigue su camino descendente, con pérdidas cada vez más significativas.

Para unos Spotify entra dentro del concepto de radio,
para otros no. Pero definiciones aparte, es un elemento
que ha contribuido a debilitar a la radio tradicional
En paralelo, hay que apuntar que en internet el mayor consumo de audio lo da la música, en sus diferentes opciones (Spotify a la cabeza). Y que la oferta es muchísimo más amplia en la red, que en el dial. El grado de especialización al que puede llegarse en emisoras en internet es incomparable con lo que se ofrece en la FM española. Por no hablar de la accesibilidad geográfica de las emisoras online de todo el mundo. ¿Dónde estará el mejor country? Sin duda, en una radio online de Nashville (Tennessee, USA). Pues podemos sintonizarla, sin problemas, en un clic!

La radio generalista en España también ha perdido apoyos, muchos miles de oyentes, y la tendencia también es descendente, aunque menos acusada que las temáticas musicales, al menos en la última oleada. Mientras que la radio generalista está afectada por la actualidad, la radio de temática musical está más afectada por la temporalidad y, ahora, por la emigración de los  oyentes.

Los Grupos luchan por su cota de mercado. Prisa Radio
encabeza holgadamente la clasificación. Onda Cero
mantiene el segundo puesto sobre la Cope
Por grandes grupos radiofónicos, Prisa Radio mantiene el liderazgo, pero ha perdido fuerza. Ha pasado de una penetración del 48,6 por ciento al 46,6 por ciento. Se ha dejado en el camino dos puntos de presencia. El segundo puesto, tradicionalmente disputado entre Atremedia Radio y Grupo Cope, mantiene la primacía de la cadena que presidía Javier González Ferrari, aunque los obispos han recortado distancias. Mientras que Atresmedia Radio ha pasado de 19,8 por ciento a 19,4, la Cope ha recorrido el camino de 19,3 a 19,2 por ciento. O sea, que en las grandes cifras, y aunque supongan miles de oyentes, en porcentaje, solo hay 0,2 puntos de diferencia entre ambas, en favor del antiguo Grupo Onda Cero. Por último, la única gran cadena de radio que ha ganado en presencia ha sido RNE, que ha ganado 4 décimas, pasando de 9,0 a 9,4 por ciento.

Los medios se quedan en
las grandes cifras
Estos son los datos a los que los medios de comunicación no prestan atención. Prefieren detenerse en las grandes estrellas y en el morbo de sus audiencias, pérdidas y ganancias. Pero la que se juega todo es la Radio en sí. Y la radio analógica hace ya tiempo que alcanzó su techo, y se mueve en torno a las mismas cifras. Ahora, además, está mostrando síntomas de cansancio, sobre todo en musicales, donde algunos hablan de debacle. No es para tanto, pero mi intuición me anuncia que seguirá perdiendo apoyos, progresivamente. Y no olvidemos que el EGM es muy lento describiendo nuevos escenarios y que se corrige y se vuelve a corregir. En definitiva, no es aventurado afirmarlo, lo más importante del EGM son las correcciones que se producen  de una a otra oleada. 

Continúa...