viernes, 2 de noviembre de 2012

III Jornadas Radio 2.0 Madrid 2012

“Nadie entiende esta radio todavía”

Comienzo este post dedicado a las III JornadasRadio 2.0 que vivimos este pasado martes con una frase entresacada de la intervención del periodista José Joaquín Brotons, que presentó su ambicioso y apasionante proyecto de “Radio Goles”, una emisora digital emitida a través de internet, online. Si no la más, fue desde luego una de las más brillantes intervenciones en la Fundación Once, donde se celebró este importante evento, organizado por AdsRadios y ActuOnda, a cuyo director, Nicolas Moulard, agradezco la amable invitación que me hizo para asistir.

Mesa redonda dedicada a quién escucha la radio online
Brotons, demoledoramente sincero, comenzó su presentación con una impactante frase que no me resisto a reproducir aquí: “Estamos todos equivocados. Ya no se puede vivir de un sueldo”. El director de deportes de muchas cadenas de radio y de televisión, ex director de “Carrusel Deportivo, en la SER, excelente periodista deportivo y buen amigo, explicó que los tiempos han cambiado tanto que tenemos que ir pensando en reciclar nuestra manera de pensar, y asumir que las circunstancias nos obligan a cambiar de estrategia para seguir viviendo. No voy a explicar aquí su proyecto –hoy realidad- de Radio Goles”, porque pretendo charlar con él más tranquilamente y compartir con usted mi encuentro, pero sí quiero terminar, como lo hizo él, con un mensaje positivo en medio de un panorama, francamente, deprimente. “Nadie me va a quitar la ilusión por la radio” –concluyó Brotons-. Y éste es, de alguna manera, el leitmotiv que circuló de mesa en mesa, de ponencia en ponencia, en las III Jornadas de Radio 2.0 que sirvieron, y lo adelanto, para presentar algunas realidades palpables, pero también para dejar en el aire preguntas a las que el tiempo, poco a poco, con mucho esfuerzo, irá dando respuestas.

Antes de Brotons, Francesc Triola (ex COMRàdio y hoy consultor independiente) presentó, con indudable dominio del lenguaje paraverbal tan propio del oficio radiofónico, las experiencias de “Radio Social” y “Radio Ambulante”, dos maneras de entender la radio online diferentes, tal vez complementarias, que ya funcionan, con éxito, en algunos países y que pueden servir de ejemplo para sostener y apoyar la viabilidad de esta nueva manera de difundir este medio mágico que es la radio.


La tecnología al servicio de la nueva radio
Hubo referencias históricas a las primeras participaciones activas de los oyentes en la producción de programas radiofónicos, canalizadas a través del teléfono, la herramienta que permitía, antaño, a los oyentes, poder intervenir en la antena. Hubo ponentes que se refirieron al programa “Hablar por Hablar, de la SER, que puso en marcha Gemma Nierga y al que, ya en la década de los años 2000, Mara Torres incorporó el chat. Nadie se acordó, sin embargo, de aquel “Directo, directo”, en RNE, pionero, que firmaron primero Alejo García y luego Julio César Iglesias, en que abrieron por primera vez, en directo, y sin red, los teléfonos a los oyentes, para que formularan preguntas a los invitados. Aquel programa abrió una puerta por la que muchos programas siguen transitando.

Hoy, las nuevas herramientas, vinculadas a las redes sociales, han enriquecido los canales de participación de los oyentes, hasta el punto de que resultaría factible –y es una posibilidad no explorada lo suficiente todavía- que fueran los oyentes los que dirigieran el espacio y marcaran las pautas de los contenidos e invitados. ¿Por qué no? Internet ha apeado del trono de la inmediatez informativa a la radio –afirmó mi buen amigo Chema García Lastra-. El nuevo paisaje digital ha cambiado radicalmente el escenario de la radio, aunque no podemos olvidar de ninguna manera “a los oyentes que no conocen qué es Twitter, ni se manejan en internet”, como defendió, convencido, mi también amigo Joaquín Guzmán. La radio sigue siendo radio y en su esencia no ha cambiado el proceso de producción, más allá de la incorporación de los ordenadores y la digitalización de las emisiones. Pero si algo han introducido las redes sociales es la interactividad. “La relación con el oyente ha cambiado radicalmente, para mejorar”. La frase la firmaba la directora de Aragón Radio, la periodista Rosa Pellicero. De Rosa me gustó una frase rescatada del dramaturgo y poeta alemán Bertold Brecht, de 1932, que transcribo, por visionaria: “La radio cumplirá su misión cuando, además de hablar, escuche… La radio debe salir del espacio de proveer, y organizar a sus oyentes como proveedores, (cuando) combinen este aparato de distribuir por otro de comunicar”.

Diálogo entre Chema García Lastra
y Simone Bose (EMI Music) 
Uno de los grandes retos a los que debe responder la radio online es a la monetización. ¿Cómo alcanzar la rentabilidad de sus emisiones? Es cierto que la inversión de partida mínima requerida es infinitamente inferior a la analógica, aunque sólo sea en la comparación de postes y emisión digital. Pero, contrariamente a lo que muchos pueden pensar, hay proyectos, ya en marcha, que han invertido grandes cantidades que todavía están por amortizar. Por eso, en medio de este complicado paisaje de la monetización (y más en el actual contexto económico adverso), me llamó la atención, y le felicité por ello, el trabajo realizado por Fran Sánchez, en ‘Expressa, compañía de la que es Director Comercial y de Marketing, que se dedica a implementar radios asociadas a marcas, que se inscriben dentro de su área de comunicación interna, facilitando y enriqueciendo sobremanera la relación entre la empresa y sus empleados. Citó, entre otros ejemplos, el caso de Phonehouse, cuyos empleados escuchan, minutos antes de abrir las tiendas, las emisiones de su radio corporativa para enterarse de las novedades del día. Los mismos empleados –me contaba luego Fran en privado- pedían más tiempo de emisión, al tiempo que se manifestaban como público activo y entusiasta ante la medida de la empresa de poner en marcha una radio online.

Pero el caso, por valiente, que más me llamó la atención, referido por Fran Sánchez, fue el del CEO de una empresa española de más de cinco mil empleados que responde con periodicidad a las preguntas de sus empleados, sin conocer previamente las dudas o las críticas, a través de su radio corporativa, en un programa que presenta el periodista Javier Reyero, socio de “Expressa”. Semejante actitud del CEO certifica su gran dominio de las técnicas de comunicación, que redundan en la transparencia de la empresa e, indirectamente, en la identificación de sus empleados con la marca.

La esperada intervención
de José Andrés Gabardo (AIMC)
David Varona, responsable de RTVE para temas de redes sociales, se preguntaba el martes pasado, ¿por qué nadie hablaba de los niños, como público futuro de radio, y sin duda “la próxima generación de oyentes” de este medio. Niños que ahora tienen entre 10, 11 ó 12 años y que, si no logramos contagiarles el interés por la radio, terminaremos por perderlos. Tal vez por esto, Elisa Escobedo, presidenta de AERO (Asociación Española de Radios Online) y CEO de AudioEmotion, recordó, en otro momento, hablando de la especialización a la que está llegando la radio online, el caso de “BabyRadio”, ya comentado en este blog, nacida, precisamente, para cultivar a los más pequeños como futuros oyentes de radio.

Con Elisa aprendí, en un workshop, a planificar radio online, en una sesión subtitulada “experiencia práctica para planificadores on y off”. Resultó de enorme interés ver cómo las radios online, sumadas, pueden resultar un soporte publicitario de primer orden para dirigir, de manera personalizada e individualizada, la publicidad a los oyentes, aumentando su eficacia al incidir directamente sobre una persona interesada en consumir productos asociados al nicho de la emisora online que escucha.

Desgraciadamente, la radio online, a diferencia de la radio tradicional, no maneja audiencias millonarias. Al contrario, su camino es la especialización. Los costes de emisión de aquellas emisoras online que aspiraran a sumar millones de oyentes se dispararían hasta hacer casi inviable el proyecto. Por tanto, la atomización del escenario online es, paradójicamente, su gran atractivo, pero también su gran inconveniente. ¿Qué agencia de publicidad podría controlar ese muestrario de emisoras online tan disperso y repartir sus inversiones entre ellas? Elisa Escobedo subrayó que éste –ordenar- es el trabajo de AudioEmotion, la empresa que lidera. Ellos son los que ofrecen a las agencias sus medios, sus emisoras, destacando sus características y públicos. La radio online tampoco puede ofrecer un panel de audiencia que certifique sólidamente sus posiciones y fortalezas. Por eso, era tan esperada la participación de José Andrés Gabardo, director técnico de la AIMC, y responsable de elaborar, cada tres meses, el siempre polémico EGM.

Gabardo comenzó certificando que un estudio de reciente realización, del que ya hemos hablado aquí, cifra los oyentes de radio online en 11 millones de personas almes. Un dato que sin duda anima a los compañeros que han dedicado sus esfuerzos a este escenario. Pero a la contundencia de la cifra apuntada, Garbardo reconoció algo que se ha convertido en un auténtico escollo insalvable: “estamos controlando bastante bien la audiencia online de las cadenas de radio tradicionales, pero no podemos controlar las audiencias, igual de respetables, (de otras emisoras) más pequeñas, de 300 ó 500 oyentes”.


Fran Sánchez (Expressa) y Joaquín Guzmán
en plena mesa redonda 
(Reportaje fotográfico Gorka Zumeta)
David Segura, de IAB España (Interactive Advertising Bureau), la asociación que representa al sector de la publicidad en medios digitales en España, reconoció que la radio online “está muy maltratada desde el punto de vista de la inversión publicitaria” y en este sentido defendió la autocrítica para mejorar posiciones en este sentido. Por eso Elisa Escobedo, en su breve intervención en una de las mesas redondas de estas III Jornadas Radio 2.0, se manifestó razonablemente satisfecha del trabajo realizado hasta ahora por AERO, en el sentido de lograr “una mayor visibilidad de la radio online que antes no tenía” y en la que hay que seguir trabajando.

Las Jornadas se completaron con otras intervenciones que abordaron aspectos más especializados de la realidad digital que rodea a la nueva radio online, como la mesa redonda moderada por Chema García Lastra, vicepresidente de AERO y consultor independiente, dedicada a la técnica de la Radio 2.0 al servicio de la relación usuarios-editores-marcas, en la que quedó patente que la tecnología está al servicio de los contenidos, el quid de la esencia misma, no sólo de la radio online, sino de la radio en general. O sea, como ha sido siempre.

Las III Jornadas Radio 2.0 añadieron un poco más de claridad a un escenario que todavía permanece en penumbra, al que rodean todavía muchas dudas e incertidumbres, y una gran certeza: que el futuro de la radio, en el mundo, pasa ineludiblemente por internet. Pero también es cierto, como defendía Brotons, que “nadie entiende esta radio todavía”. 

2 comentarios:

  1. Mi querido Gorka, siempre es estimulante leer tu blog. Y nos pasa a muchos: "Nadie entiende esta radio todavía". Quizás porque estamos en el medio de un enorme cambio, cuyo desenlace desconocemos. Pero igual que vos ("tú...") y que Brotons, nos aferramos a nuestra ilusión por la radio. Gracias por mantener encendida la llama, un abrazo. Julio Lagos (Buenos Aires)

    ResponderEliminar
  2. La radio siempre será la radio, se oiga a través de un transistor, un móvil o un ordenador. Siempre habrá alguien que hable y alguien que escuche y pueda contestar. Y las cuñas que se emiten en la antena se convierten en baners en el ordenador. Y lo mejor, la radio siempre será más rápida que internet, sólo hace falta que tenga los mejores profesionales. Saludos Gorka, se nota que amas la radio.

    ResponderEliminar